Washington. Grecia, que presiona para que se frene a los especuladores financieros tras haber sido víctima de una ola de especulación por su crisis de deuda, dijo que el Grupo de los 20 analizaría el tema en su próximo encuentro.

El primer ministro griego, George Papandreou, dijo que había recibido una respuesta positiva del presidente estadounidense, Barack Obama, a sus llamados para lanzar una campaña global tendiente a frenar la especulación financiera.

No obstante, Papandreou evitó decir si Washington se sumaría a esta iniciativa.

"Hemos encontrado una respuesta positiva del presidente Obama, lo que significa que este tema estará en la agenda del próximo encuentro del G-20", declaró Papandreou  tras reunirse con Obama en la Casa Blanca.

El primer ministro dijo también que había informado a Obama sobre una iniciativa europea para combatir a los especuladores financieros.

"Nosotros fuimos en los últimos meses víctimas de los especuladores. Obama me aseguró que considera que la iniciativa es útil, importante y positiva, y Estados Unidos contribuirá en esta dirección", sostuvo.

Canadá será anfitrión de la próxima cumbre del G-20 en junio, aunque los ministros de Finanzas del bloque de países desarrollados y en desarrollo se encontrarán también en Washington para los encuentros de primavera del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Un funcionario del gobierno de Obama ofreció antes del encuentro en la Casa Blanca una respuesta cauta a la propuesta de Grecia, señalando que Estados Unidos ya estaba trabajando en una reestructuración de su sistema regulatorio.

"La tarea central del gobierno griego es seguir avanzando en sus planes para restaurar la estabilidad fiscal y el crecimiento de su economía", dijo el funcionario.

Grecia está en el ojo de la tormenta tras develar que su déficit fiscal llegó a 12,7% del Producto Interno Bruto en 2009, muy por encima de los límites de la Unión Europea.

Desde entonces, ha lanzado varias medidas de austeridad para recuperar la confianza de los mercados y alejar el temor a una cesación de pagos.

Además de entrevistarse con Obama, Papandreou se ha reunido en la última semana con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en busca de apoyo para su país.