Atenas. Grecia decidirá dentro de semanas si activa o no el mecanismo de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, dijo el primer ministro George Papandreou a la revista Newsweek.

Atenas comenzará oficialmente el lunes las negociaciones con funcionarios europeos y el FMI para aclarar los detalles del acuerdo que, con unos 45.000 millones de euros estimados en el primer año, sería el mayor rescate de su tipo que se haya intentado si Grecia lo solicita.

"Nosotros tendremos que tomar una decisión sobre si activar este mecanismo en las próximas semanas", fue citado diciendo en la edición del 16 de abril de la revista. "Aún no hemos tomado una decisión oficial. Todo lo que estamos diciendo es que nos dejen prepararnos para que, si tenemos que presionar el botón, esté todo listo", agregó.

Los inversores está cada vez más seguros de que Atenas activará la ayuda, luego de que un intento de los líderes de la zona euro por dar cuerpo a sus detalles la semana pasada no logró detener el alza en los costos de los préstamos que complican los intentos de Grecia por reducir su déficit de presupuesto.

El rendimiento bono griego a 10 años cerró en 7,4% el viernes, tres puntos porcentuales por sobre los niveles previos a la crisis. Elevó la diferencia en los rendimientos entre la deuda griega a 10 años y los bonos alemanes en la zona euro en 15 puntos base a 426, cerca del récord de la semana pasada de 463.

Papandreou dijo que el paquete de ayuda no era un rescate y que daría a Grecia espacio para respirar y seguir adelante con las reformas necesarias. "Nos da el espacio para maniobrar, para hacer los cambios necesarios para que convertir a nuestra economía en una viable", afirmó.

También dijo que cree que Grecia no tendrá dificultades para pedir prestado en los mercados globales el próximo mes, cuando el país debe refinanciar 11 millones de euros en deuda.

La primera prueba será la venta de 1.500 millones de euros en deuda de corto plazo el 20 de abril. El mismo día, funcionarios viajarán a Estados Unidos para evaluar el apetito por un bono denominado en dólares, aunque hasta el momento los mercados dicen que el interés ha sido tibio.

"No caeremos en cesación de pagos", dijo Papandreou. "El problema es el costo del préstamo, y por cuanto tiempo podremos sostener eso. Yo no veo un problema en mayo, pero eso no significa que hayamos cerrado la opción de usar este mecanismo", agregó.