Londres. Las necesidades de financiamiento de Grecia están cubiertas hasta mediados de marzo y Atenas ha cumplido hasta el momento con su plan de austeridad, dijo el domingo el primer ministro griego, George Papandreou.

Las preocupaciones de los inversores sobre la abultada deuda griega han golpeado en el euro en las últimas semanas.

"En este momento no necesitamos pedir prestado, nuestras necesidades financieras están cubiertas hasta mediados de marzo", dijo Papandreou en una entrevista con la cadena televisiva BBC, al ser consultado sobre si habría una emisión de bonos griegos la próxima semana.

Papandreou dijo que, a pesar de las manifestaciones contra las medidas de austeridad, su Gobierno estaba afrontando la crisis de deuda y agregó que creía que había un fuerte apoyo en la sociedad griega a las dolorosas reformas económicas.

"Si bien hay medidas de austeridad y duelen, tenemos el apoyo de la mayoría por esas medidas de austeridad, que es el 50 o 60 por ciento de la población, y el Gobierno también tiene ese apoyo", dijo Papandreou.

"Lo que vemos aquí, y yo no he visto desde los Juegos Olímpicos del 2004, es un sentido real de unidad de la gente griega de querer un cambio", agregó Papandreou, quien acusó a la administración anterior de la crisis de deuda.

Papandreou dijo que los aliados de la Unión Europea deberían seguir dándole apoyo político a Grecia en su batalla por poner en orden las cuentas públicas.

"Sentémonos juntos con las autoridades de la UE, la Comisión (Europea) y el Banco Central Europeo, veamos cómo estamos progresando, cómo vamos con el plan de crecimiento y estabilidad que hemos fijado", dijo el primer ministro griego.

"Estamos dentro de nuestras metas, las estadísticas de enero han superado nuestra meta, por lo que nos está yendo bien. Si necesitamos medidas adicional, tomaremos medidas adicionales para reducir nuestro déficit este año en un 4 por ciento. Estamos listos para hacerlo si es necesario", agregó.

Papandreou dijo que si bien Grecia no estaba pidiendo apoyo financiero de sus socios de la UE, Atenas sí necesitaba un sólido respaldo político para restaurar su credibilidad en los mercados financieros.

El apoyo es necesario para que Grecia pueda pedir prestado a tasas de interés menores a las actuales, dijo el primer ministro griego.