Atenas. Grecia no pretende renegociar la red de seguridad financiera acordada por la Unión Europea y el FMI, dijo este martes el ministro griego de Finanzas, después que un informe que señaló que Atenas buscaba enmendar el pacto golpeó fuertemente los activos griegos y erosionó al euro.

"Grecia nunca ha emprendido acción alguna para cambiar los términos del reciente acuerdo en el Consejo Europeo sobre un mecanismo de ayuda", dijo el ministro de Finanzas George Papaconstantinou en un comunicado, agregando que Atenas no había solicitado que el mecanismo sea activado.

Poco antes, un funcionario de alto rango del ministerio de Finanzas había desmentido un informe de la agencia Market News International (MNI) que señaló, citando fuentes del Gobierno griego no identificadas, que Atenas quería renegociar el acuerdo suscrito en la cumbre de la Unión Europea el mes pasado que busca proteger a Grecia de una potencial cesación de pagos.

Al retornar el mercado a sus operaciones habituales tras el largo feriado de Semana Santa, los inversionistas maltrataron a los activos griegos pese al desmentido y elevaron las dudas sobre si el acuerdo para la red de seguridad había sacado o no al país del fondo de su crisis fiscal.

El funcionario, que solicitó no ser identificado, rechazó el reporte de MNI: "no hay una solicitud por parte de Grecia para renegociar el acuerdo. Hay un acuerdo sobre el mecanismo de apoyo y nos estamos ciñendo a él".

Según la nota de MNI, Atenas quería evitar una potencial contribución del Fondo Monetario Internacional porque estaba preocupada de que el FMI imponga condiciones severas.

El órgano ejecutivo de la Unión Europea y el Banco Central Europeo no quisieron comentar el reporte.

El artículo de prensa golpeó a los activos griegos y al euro, pese al desmentido del funcionario ministerial.

La prima que los inversionistas exigen por tener bonos del Gobierno griego a 10 años en vez de los papeles de referencia de la zona euro, los Bunds alemanes, subió este martes a su máximo desde fines de enero.

El diferencial de rendimiento de los bonos griegos a 10 años respecto a los alemanes se amplió hasta un máximo de 380 puntos básicos, desde 349 puntos en la tarde del jueves, y las acciones de los bancos del país helénico se hundían 3,1%.

Los credit default swaps (CDS) a cinco años -el precio de asegurar deuda griega contra la moratoria- subía a 354.000 euros para proteger 10 millones de euros de bonos del Gobierno, desde 347.000 del 2 de abril, según CMA DataVision.

"Había una presión vendedora sobre los bonos griegos tras algunos reportes de prensa de que Grecia buscaba enmendar el acuerdo alcanzando en la cumbre de la UE el mes pasado, la mayor parte de las operaciones se centraba en papeles a dos y cinco años", comentó Stergios Pantostis, co-jefe de operaciones de EFG Eurobank.

Los mercados europeos permanecieron cerrados el viernes y el lunes por Semana Santa.

El primer ministro griego, George Papandreou, había instado la semana pasada a los miembros de la zona euro a trabajar en la idea de un agente de crédito de la zona euro que ayude a los países complicados, días después de que los líderes de la UE llegaran a un acuerdo sobre el mecanismo de ayuda.

El portavoz gubernamental George Petalotis explicó en ese momento que Grecia estaba satisfecha con el acuerdo de la UE, pero que estaba buscando mejorarlo en el largo plazo.

El FMI, mientras tanto, dijo que enviará este miércoles una misión técnica a Atenas para revisar temas fiscales. "Los técnicos del FMI comenzarán una visita de dos semanas a Atenas para proveer asistencia técnica en el área fiscal, específicamente mejorar la administración de ingresos y de las finanzas públicas", dijo un portavoz del FMI.

Negativos reportes de prensa. El diario Financial Times también publicó este martes que Grecia estaba pidiendo entre US$5.000 millones y US$10.000 millones a inversionistas estadounidenses para cubrir parte de sus necesidades de financiamiento de mayo de unos 10.000 millones de euros (US$13.500 millones) con el fin de enfrentar vencimientos de deuda y pagar intereses.

La incertidumbre de los inversionistas también crecía por un reporte del diario británico Daily Telegraph que afirmó que los millonarios y las empresas griegas estaban evaluando sacar su dinero del país.

Agregó que grandes ahorristas han estado pidiendo mover su dinero a bancos internacionales como el HSBC o el francés Societe Generale, que poseen gran presencia en Grecia.

El reporte parecía contradecir recientes cifras del Banco Central Europeo y comentarios de analistas y fuentes bancarias griegas a Reuters, que dijeron que no había claras evidencias de una amplia salida de fondos de los bancos griegos.