Berlín. Grecia no necesitará ayuda extranjera para lidiar con sus problemas de deuda, aseguró el gobernador de su banco central, George Provopoulos.

Provopoulos dijo al Financial Times Deutschland (FTD) que la sólida demanda de bonos soberanos a 10 años en la oferta de 5.000 millones de euros (US$6.800 millones) efectuada el pasado jueves mostró que Atenas puede reunir los fondos que necesita en los mercados financieros.

El libro de órdenes para la emisión del bono cerró con un excedente de 16.000 millones de euros, con más de 400 inversores involucrados.

Grecia debió pagar un precio "más alto" para vender el papel, sostuvo Provopoulos, pero él confía en que los costos de la emisión se reducirán. "Desde ahora la presión declinará”, sostuvo.

El funcionario espera que Grecia pueda salir por sí sola de su crisis de deuda. "Un escenario en el que la ayuda sea necesaria no se volverá realidad", dijo Provopoulos, agregando que él no espera "sorpresas negativas adicionales" respecto a la calificación de crédito de su país.

Moody's tiene a Grecia con una calificación A2 y un pronóstico negativo, y ha dicho que Atenas debe implementar sus planes de austeridad a la perfección o enfrentar la posibilidad de una nueva rebaja en su nota. "No estoy preocupado porque Moody's baje más la calificación de Grecia", indicó.

En caso de que Grecia llegue a necesitar ayuda extranjera, Provopoulos se mostró contra la idea de buscarla en el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Grecia es parte de la familia euro, y si se necesita ayuda, debería ser una tarea de la eurozona", manifestó.