Atenas. Grecia se prepara para activar el plan de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional si lo necesita, pero eso no significa que el país esté en bancarrota, dijo este viernes el primer ministro griego, George Papandreou.

Luchando para salir de una crisis de deuda que ha sacudido a la zona euro, Grecia pidió el jueves a sus socios de la UE y al FMI el inicio de consultas formales sobre el paquete de ayuda financiera por entre 40.000 y 45.000 millones de euros (unos US$56.000 a US$63.000 millones).

"La activación del mecanismo será decidida dependiendo de los intereses del país. Estamos tomando todos los pasos preparatorios requeridos", dijo Papandreou al parlamento.

El funcionario aseguró que el FMI ya participaba en monitorear a Atenas, pero que eso no significaba que Grecia fuera insolvente.

"El FMI ya está involucrado en este proceso, incluso hoy. Está en el proceso de monitorear a Grecia", aseguró en respuesta a preguntas del partido opositor. "Que esté involucrado el FMI no significa que el país está en bancarrota".

Su gobierno, que llegó al poder en octubre y develó un enorme déficit presupuestario, ha impuesto medidas de austeridad pero los mercados griegos han sido atacados por temores sobre la solvencia del país.

Papandreou dijo que seguía comprometido con las drásticas reformas necesarias para cambiar la situación.