Brasilia, EFE. La Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil recortó hoy al 2% su previsión de crecimiento para la economía en 2013 y calculó para su sector una expansión de un escaso 1%.

"El actual ambiente económico, tanto interno como externo, condiciona a la economía brasileña para 2013, que será un año de crecimiento reducido y con una inflación elevada", dice el Informe Coyuntural del Segundo Trimestre, divulgado hoy por la CNI.

Ese organismo calculaba hasta marzo pasado que la economía del país crecería en 2013 un 3,2% y que el sector industrial lo haría un 2,6%, por lo que sus nuevos cálculos suponen un fuerte recorte, superior a un punto porcentual en ambos casos.

Hasta ahora, el Gobierno trabaja con una previsión de crecimiento del 3,5%, aunque el ministro de Hacienda, Guido Mantega, ha admitido que deberá ser revisada a la baja.

Los analistas del mercado financiero, que semanalmente responden a una consulta del Banco Central al respecto, han recortado sus previsiones durante los últimos dos meses y, según el último sondeo, divulgado el pasado lunes, ahora calculan un crecimiento del 2,4%.

Así como redujo sus previsiones de crecimiento y expansión de la industria, la CNI también revisó hacia abajo sus proyecciones sobre el aumento del consumo interno, que son ahora del 2,3%, frente al 3,5% calculado hasta marzo.

Según los industriales, "el modelo de crecimiento económico apoyado en el consumo interno ya no se sustenta" y "la ruta de salida pasa necesariamente por un aumento de la competitividad y una fuerte retomada de las inversiones".