Atenas. Las medidas de austeridad del gobierno de Grecia para apuntalar las finanzas públicas del país y evitar una crisis más profunda de deuda son consideradas como necesarias pero insuficientes entre los griegos, según mostró una encuesta publicada este domingo.

Bajo la presión de los mercados y los países europeos, Grecia congelará salarios del sector público y recortará complementos salariales en 10%, en su intento de reducir el déficit en cuatro puntos porcentuales a 8,7% del Producto Bruto Interno.

Las reformas fiscales del gobierno y estrechas políticas de ingresos son parte de un plan fiscal que apunta a reducir el déficit debajo del límite del 3% de la Unión Europea (UE) en 2012 y disminuir la deuda pública.

La encuesta de Alco para la edición de este domingo del diario Proto Thema mostró que 65% de los encuestados consideran las medidas de austeridad como necesarias, pero un 41,1% cree que no serán suficientes para lograr las metas.

El primer ministro, George Papandreou, ha dicho que el gobierno hará lo que sea necesario para garantizar que no hay disminución del plan fiscal apoyado por la UE, que significa que puede haber medidas más duras en el futuro.

De acuerdo a la encuesta, el 51,3% de los consultados piensa que el Gobierno fue lento en anunciar el paquete de medidas, pero 60,7% halla que los esfuerzos de Papandreou para sacar al país de la crisis van en la dirección correcta.

Pese a los problemas presupuestarios, 55,9% piensa que los empleados del sector público continúan siendo favorecidos en comparación con quienes trabajan en el sector privado, y 63,7% acusa a los políticos como los responsables del problema fiscal de la economía de Grecia.

Los empleados públicos de Grecia han dicho que se unirán a una huelga el 24 de febrero convocada por el sindicato GSEE del sector privado, para protestar contra las medidas de austeridad del gobierno.