La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y el ministerio de Finanzas de Guatemala (Minfin) harán una segunda revisión de las metas de recaudación de impuestos para este ejercicio.

El superintendente Carlos Muñoz dijo que esta revisión responde a los cálculos del crecimiento económico del país, que será de entre 3,2% y 3,6%, que dio a conocer hace dos semanas el Banco de Guatemala (Banguat) y la Junta Monetaria (JM).

“No conocemos los indicadores económicos claves si serán a favor o en contra para determinar si mantenemos o variamos el monto proyectado de ingresos”, aseguró.

“Estamos pendientes de que el Banguat nos detalle la evolución de la economía”, manifestó.

Uno de los fundamentos del porqué la JM revisó a la baja el crecimiento del PIB es por la drástica disminución en el precio de los productos de exportación a escala internacional —sobre todo del café—, la baja de las importaciones y exportaciones, aunque se mantiene un dinamismo en la demanda interna —consumo en los hogares e industrias.

El PIB es el valor de bienes y servicios producidos en un año y es el principal indicador para medir la actividad económica del país.

Esta será la segunda revisión que se hace a la meta de recaudación, la primera fue el pasado 16 de mayo, cuando la SAT modificó la meta original establecida en el presupuesto general de ingresos y egresos de Q50.375 millones (US$6.339,5 millones), para este ejercicio, a Q49.100 millones (US$6.179 millones).

Indicadores. Omar Franco, intendente de recaudación, informó que entre los indicadores claves que analizarán con los técnicos del Minfin están la evolución del comercio exterior —importaciones y exportaciones— que impactan a los impuestos directos y las compras del exterior de bienes de consumo, materias primas y productos intermedios para la industria.

“Hay menor actividad en las importaciones, pero el consumo se ha mantenido”, aseguró.

Para Óscar Erasmo Velásquez, director de la Escuela de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de San Carlos (Usac), la relación del PIB con los ingresos tributarios está vinculada con una mayor producción, más ingresos al fisco por los impuestos a las importaciones y consumo vía impuesto sobre la renta.

Ante un menor crecimiento del PIB habrá menos ingresos, por una menor demanda e impuestos específicos.

Santiago Molina, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), subrayó que lo más sano y responsable es que las autoridades tributarias corrijan las variables de recaudación para que los agentes económicos realicen las planificaciones.

Los técnicos de la SAT y del Minfin también harán las proyecciones de ingresos tributarios para 2014, que se incluirán en el presupuesto para ese ejercicio.