Tegucigalpa, Honduras. Honduras registra en los últimos años avances en materia de transparencia presupuestaria. No obstante, International Budget Partnership (IBP), que es la organización responsable de la Encuesta de Presupuesto Abierto, considera que se debe trabajar más en la rendición de cuentas.

Instituciones internacionales, gobiernos y expertos independientes consideran que para que los presupuestos puedan administrarse en forma eficiente, y de acuerdo con las necesidades de un país, es necesario poner a disposición del público información integral, que se proporcionen oportunidades significativas para que la sociedad civil y los ciudadanos puedan participar activamente en la toma de decisiones.

En Honduras son contadas las organizaciones de la sociedad civil que monitorean la ejecución presupuestaria, siendo el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) y el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) los que más contribuyen al debate público con sus informes.

El tema de la transparencia ha cobrado vigencia en los últimos días en Honduras después que el presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, anunciara que enviará al Congreso Nacional el proyecto de la Ley de Presupuesto de Ingresos y Egresos del Gobierno de la República e Instituciones Descentralizadas 2014, en sobre cerrado para que sea discutido con la nuevas autoridades electas en las elecciones generales del 24 de noviembre próximo.

Posterior a estas declaraciones, el mandatario corrigió y señaló que el presupuesto que enviaría al Congreso Nacional para el 2014 sería el mismo que se empleó en 2013.

Además, el Ejecutivo ha ordenado suspender la divulgación de informes clave para la elaboración del presupuesto, lo que es calificado por Hugo Noé Pino, ex secretario de Finanzas, como un retroceso en la transparencia presupuestaria.

Para IBP, los documentos que los gobiernos están obligados a publicar son el documento preliminar, propuesta de presupuesto del Ejecutivo, presupuesto ciudadano, presupuesto aprobado, informes entregados durante el año, revisión de mitad de año, informe de fin de año e informe de auditoría.

La encuesta. El Heraldo tuvo acceso a la Encuesta de Presupuesto Abierto 2012, preparada por IBP entre 100 países consultados, siendo el caso de Honduras uno de los analizados por los autores del informe.

Esa herramienta fue diseñada con el objetivo de comprender mejor el estado de la transparencia presupuestaria y la rendición de cuentas, así como los cambios con el paso del tiempo.

La encuesta demuestra que el estado de la transparencia presupuestaria y de la rendición de cuentas no es todavía adecuado. Solo unos pocos gobiernos publican información completa y significativa. El número de países que cuentan con mecanismos apropiados para la participación ciudadana es todavía menor, y las instituciones de vigilancia independientes con frecuencia carecen de los recursos y capacidades adecuadas. 

Un gran número de países no ha hecho cambios, o ha hecho muy pocos, a sus sistemas presupuestarios en los últimos años y sigue ofreciendo información insuficiente. Incluso algunos países han ido en la dirección contraria: sus sistemas se han vuelto aún más cerrados.

Los resultados generales del Índice de Presupuesto Abierto 2012 revelan que el nivel de transparencia presupuestaria en todo el mundo es pobre. Solo se considera que los países proveen información presupuestaria significativa si reciben un puntaje en el índice de Presupuesto Abierto (OBI) que exceda los 60 puntos, pero entre los 100 países evaluados, el puntaje promedio del OBI es solo 43 de 100, y el puntaje medio es de 47. 

Únicamente 23 países proveen información significativa, mientras que 41 proveen información mínima, escasa o ninguna información. Honduras se encuentra en la categoría de países que brindan alguna información, con un puntaje OBI 2012 de 41-60.

En este grupo se encuentran Afganistán, Albania, Argentina, Azerbaiyán, Bangladesh, Bosnia y Herzegovina, Botswana, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Georgia, Ghana, Guatemala, Italia, Jordania, Kazajistán, Kenia, Liberia, Malawi, Mali, Mongolia, Mozambique, Namibia, Nepal, Nicaragua, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Polonia, Rumanía, Sri Lanka, Tanzania, Turquía y Ucrania. 

“Unos treinta y seis países proveen algo de información presupuestaria, pero no lo suficiente para permitir un debate presupuestario informado, con lo cual reciben puntajes de entre 41 y 60”, revela el estudio de International Budget Partnership.

Los países que se encuentran en la categoría del medio del OBI deberían encontrar la manera de brindar información presupuestaria significativa que les permita alcanzar un puntaje superior a 60, algo que puede lograrse ampliando el alcance de los documentos presupuestarios ya existentes. Y también deberían promover una mayor participación de los ciudadanos en los procesos presupuestarios y garantizar que las legislaturas y las entidades fiscalizadoras superiores dispongan de los recursos necesarios para realizar su función de vigilancia eficazmente.

Progreso. La Encuesta de Presupuesto Abierto destaca que siete países de diferentes partes del mundo mejoraron su transparencia presupuestaria entre 2010-2012, y cada uno de sus puntajes OBI aumentó por más de 15 puntos. 

Estos países son Afganistán, Burkina Faso, República Dominicana, Honduras, Mozambique, Pakistán y Santo Tomé y Príncipe. Agrega que Honduras comenzó a publicar los ocho documentos presupuestarios clave.

“Existen dos países que registraron mejoras significativas en sus niveles de transparencia presupuestaria en recientes ciclos de la Encuesta de Presupuesto Abierto: Honduras y Afganistán”, destaca el informe de IBP.

Agrega que en ciclos anteriores de la encuesta, el gobierno de Honduras suministró escasa o ninguna información presupuestaria a sus ciudadanos. En 2010 publicó solo el presupuesto aprobado y los informes entregados durante el año y el de fin de año. Desde entonces, el ministerio de Finanzas ha comenzado a publicar los ocho documentos clave, lo que constituye un claro ejemplo de que los cambios significativos son posibles en un plazo de tiempo muy breve.

Esto fue en parte posible porque el gobierno de Honduras ya producía la mayoría de los documentos presupuestarios para uso interno. Todo lo que se necesitaba era la decisión de publicarlos. El resultado: un aumento de 42 puntos que permitió que Honduras tuviera un puntaje de 53 en el OBI 2012.