Budapest. Hungría planea introducir un impuesto plano del 16% sobre el ingreso personal familiar en los próximos dos años, dijo el primer ministro, Viktor Orban, al Parlamento, al dar a conocer un plan de acción para enfrentar los problemas fiscales del país.

Además, Hungría planea imponer un nuevo impuesto al sector bancario y a las instituciones financieras, que incrementaría los pagos del sector al presupuesto estatal a 200.000 millones de florines (1.000 millones de dólares) este año, agregó Orban.

El primer ministro dijo que actualmente los bancos aportan 13.000 millones de florines al presupuesto.

Orban comentó que gobierno iniciará conversaciones con los bancos sobre las condiciones exactas de cómo debería imponerse el nuevo tributo.

Agregó que el Ejecutivo prohibiría los préstamos hipotecarios en moneda extranjera.

"Propongo que en el futuro, los derechos hipotecarios sólo se permitan registrar en el caso de préstamos denominados en florines", dijo Orban al Parlamento.