El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) redujo una vez más su expectativa de crecimiento económico para el 2020 por los efectos que pueda generar la expansión del coronavirus en el país. Para este año espera que la economía mexicana apenas avance 0.6%; todavía en enero estimaba 1% y en febrero lo redujo a 0,90%.

Gabriel Casillas, presidente del comité nacional de estudios económicos del IMEF, comentó que la reducción en su estimación se debió al impacto que se pueda percibir en las cadenas productivas a nivel global, pero aún falta considerar los efectos en sectores como el consumo y servicios como el turismo.

“El impacto en las cadenas productivas ya lo estamos viendo, aunque todavía no ha sido significativo y muchas empresas se han ido adaptando. Hay una empresa que importaba muchas cosas de China y ahora ya no está recibiendo lo mismo de contenedores, por lo que negoció con otra empresa para enviar su mercancía por paquetería y de manera aérea, es decir, opciones se están buscando”, dijo en conferencia de prensa vía telefónica.

Indicó que, conforme se vaya expandiendo el Covid-19 podrán conocer en su próxima encuesta los impactos que se puedan generar en el consumo, en el sector turismo y de transporte.

Casillas recordó que, durante el 2009 cuando se dio el H1N1 se tuvo un impacto de un punto del PIB, pero en general, la economía mexicana cayó alrededor de 5,3% causada principalmente por la crisis financiera de ese año.

“Si la encomia global no nada más se ve afectada por el tema del coronavirus y sigue colapsándose, se marca el inicio de una recesión global y ahí podemos hablar de más sectores afectados”.

En este sentido, Ángel García-Lascurain, presidente nacional del IMEF, mencionó que por el momento ningún integrante del IMEF está contagiado por el coronavirus, incluso él tampoco padece esta enfermedad, a pesar de haber asistido a la 83 Convención Bancaria en Acapulco, Guerrero, el pasado 12 y 13 de marzo.

Banxico actuará de manera prudente. Los integrantes del IMEF coincidieron que, en la próxima reunión del Banco de México el 26 de marzo, se mantendrá la prudencia en cuanto a reducir la tasa de referencia, tal como lo han hecho diversos países como Estados Unidos y Chile para hacer frente a la pandemia y reactivar la economía.

“Creemos que subir la tasa de interés está fuera de la ecuación, entonces no creemos que Banxico lo haga. Sin duda creo que lo mejor es que se baje. En México tenemos situaciones diferentes a lo que se ve en otros países y se puede actuar el día que sea”, remarcó Casillas.

Expuso el caso de Chile, donde bajaron su tasa de interés a 1%; sin embargo, su tipo de cambio está teniendo una fuerte depreciación y en Turquía también se redujo su tasa, pero tiene una fuerte depreciación en la lira turca.

“La junta de gobierno de Banxico está viendo qué tanto el tipo de cambio le va a permitir reducir la tasa de interés (…) los mercados ya están atentos para que el Banco de México actúe. Hasta el momento lo han hecho con las herramientas correctas”.

Preocupa ajustar superávit primario. Con respecto a si la Secretaría de Hacienda y Crédito Público debería ajustar la meta de superávit primario de 0.7% del PIB para hacer frente a la pandemia con estímulos fiscales, los especialistas del IMEF consideraron que podría ser un mal mensaje para las calificadoras.

“Es probable que se ajuste, pero si se ajusta demasiado podría enviar una mala señal a las calificadoras. Nosotros creemos que, en lugar de comprometer esa meta fiscal, lo mejor es hacer reasignaciones de gasto de proyectos a temas de salud”.

En este sentido García-Lascurain, enfatizó que desde el IMEF se proponen medidas que deben llevar acabo tanto el gobierno como las empresas y la sociedad civil para hacer frente a la epidemia del coronavirus.

Para el caso del gobierno:

  • Suspender el flujo de viajeros desde países de alto riesgo
  • Suspender eventos masivos en los cuales pueda propagarse el contagio
  • Apoyar a los mexicanos en el exterior que puedan verse afectados por la reducción en los medios de transporte para su repatriación, con los protocolos de salud pertinentes
  • Continuar informando de manera oportuna sobre la situación del COVID-19 en el país y sobre las medidas que se adopten

Por parte de los empresarios:

  • Proteger el empleo
  • No instrumentar incrementos de precio coyunturales por presiones de demanda o falta de oferta en el caso de bienes y servicios básicos
  • Colaborar con las autoridades para evitar el desabasto de bienes de necesidad básica
  • Proteger la salud de los empleados evitando circunstancias de propagación del virus

Por parte de la sociedad civil: