Seúl. La crisis de deuda de la zona euro no se convertirá en un riesgo sistémico para la industria bancaria global, dijo este jueves un alto ejecutivo de Citigroup, tercer mayor banco de EE.UU., quien también anunció que el banco planea destinar más recursos a Asia para aprovechar el crecimiento en esa región.

"La crisis europea, no creo que se convierta en sistémica para los bancos. Podría crear un poco de tensión adicional sobre los bancos europeos que tienen a los gobiernos por detrás," dijo Jeffrey Shafer, vicepresidente de banca global de Citi en una entrevista en Seúl.

Los líderes europeos y el Fondo Monetario Internacional acordaron esta semana un paquete de emergencia de casi US$1 billón para estabilizar la zona euro y aliviar a los mercados, que temen por los problemas de deuda de Grecia y su posible contagio a otros países.

La industria bancaria, aunque se recupera, afronta incertidumbres regulatorias con normas nacionales fragmentadas que podrían estancar a las operaciones globales de los bancos, dijo Shafer.

Añadió que espera ver regulaciones sobre el ratio de capital de los bancos que podrían ayudar a compensar las oscilaciones cíclicas.

"El clima bancario del futuro aún es incierto," expresó.

"Lo que más me preocupa es que si compartimentamos demasiado a los bancos (...) y no miramos a los bancos como entidades mundiales, vamos a afectar el flujo internacional de capital, el apoyo al comercio y el apoyo a las inversiones internacionales, y va a ser un lastre sobre la economía", agregó.

Shafer dijo que los ajustes monetarios a nivel global aún parecen prematuros dadas las persistentes presiones deflacionarias en Estados Unidos, Japón y Europa.

"En el frente de la política fiscal, no se puede salir lo suficientemente rápido (...) En la política monetaria creo que las fuerzas deflacionarias en Estados Unidos, Japón y Europa aún son extraordinariamente fuertes y seguirán siéndolo por mucho tiempo", sostuvo.