La Federación de las Industrias de Sao Paulo (Fiesp), una de las patronales más influyentes de Brasil, revisó a la baja su previsión de la economía nacional para este año en 1,9%, dato inferior a los cálculos oficiales.

El ente bajó seis décimas sus proyecciones con respecto al mes pasado, lo que se justifica porque el ambiente económico "empeoró mucho" y el vigor de la recuperación es "muy bajo", según palabras del director de Economía de la Fiesp, Paulo Francini.

La industria registrará una expansión del 0,8%, seis décimas inferior al último pronóstico, y la construcción civil se estancará en el 0%, lo que contrasta con el último dato, que esperaba una expansión del 1,9%, según informó la Fiesp en un comunicado.

Los cálculos de la federación para el Producto Interior Bruto (PIB) son inferiores al 3% que anunció el Ministerio de Hacienda en su pronóstico más reciente, divulgado hace dos semanas en un informe sobre el presupuesto.

También aparece por debajo de las previsiones de los analistas de los bancos privados, que creen que el PIB crecerá un 2,28%, según la encuesta semanal que realiza el Banco Central.