El endeudamiento de la industria totalizó US$2.375 millones en el último semestre a junio y alcanzó un nuevo máximo histórico, tras elevarse un 9% respecto al cierre de diciembre.

La Cámara de Industrias (CIU) está alerta porque el pasivo financiero aumentó y alcanza el 38% del PIB industrial. Es decir, por cada $10 pesos que produjo la industria, debía casi $4 a junio de 2013. En diálogo con El Observador el presidente de la CIU, Javier Carrau, dijo que hay sectores que “están en problemas desde hace un tiempo” y por eso “deben recurrir al crédito. Hay otros que están con pasivos elevados que aún no pueden reducir”, advirtió.

Para encontrar un endeudamiento tan alto de la industria hay que remontarse a 2007, cuando el mismo era del 45% del PIB industrial. “Nos pareció un hecho relevante que haya aumentado el crédito en relación al PIB industrial. Es un tema a tener cuidado y monitorear”, reconoció a El Observador el asesor económico de la CIU, Sebastián Pérez.

El experto explicó que si bien no es un dato “alarmante”, es una “primera señal” que hay que ver si se confirma a futuro porque la capacidad de repago de los préstamos queda “más comprometida”, alertó.El economista de la CIU recordó que las distintas mediciones de rentabilidad del sector vienen mostrando “números negativos” hace varios meses. Una lectura que puede sacarse es que ante menores niveles de liquidez y obtención de ganancias, las empresas se ven obligadas a tomar más préstamos para sostener su nivel de producción.

Por otro lado, también podría pensarse que los empresarios son optimistas en su nivel actividad a futuro y por eso asumen un mayor riesgo con mayores créditos bancarios.A su vez , el hecho de que la época del “crédito barato” –producto de las bajas tasas de interés a nivel global– esté llegando a su fin, también pudo haber incidido para que los empresarios adelantaran su decisión de endeudarse ante el sistema financiero. De acuerdo al informe semestral “Endeudamiento del sector industrial”, que divulgó ayer la CIU, durante el primer semestre de este año los créditos con el sistema bancario crecieron 17% frente a igual período del año pasado.Los préstamos con los bancos aumentaron en US$ 321 millones, mientras que con el mercado de valores lo hicieron en US$ 18 millones.

Por otro lado, los intereses pagados por este sector de actividad en los últimos 12 meses sumaron US$ 130 millones, de los cuales US$ 126 millones correspondieron a los bancos de la plaza financiera. Asimismo, el saldo de créditos vencidos se mantuvo estable respecto al semestre anterior con 1,5% sobre total que a junio llegaba a US$ 33,8 millones.La agrupación que más elevó su nivel de morosidad fue productos metálicos, maquinarias y equipos, que pasó de US$ 400 mil en diciembre a US$ 2,2 millones en junio, mientras que químicos y plásticos pasó de US$ 8 millones a US$ 8,8 millones. En tanto, textil, vestimenta y cuero era el grupo que registraba el mayor monto de saldos de créditos vencidos con US$14,9 millones.Concentrado
Una de las particularidades que tiene el endeudamiento del sector industrial es su elevada concentración en pocas ramas de actividad.

A junio, el 44% del crédito bruto correspondió a la agrupación alimentos, bebidas y tabaco con US$1.016 millones, seguido por químicos y plásticos con una participación del 23% y créditos por US$536 millones. En tercer lugar (13%) quedó la industria textil, vestimenta y cuero con un pasivo de US$ 287 millones. La banca privada tenía el 71% de los préstamos de la industria (US$ 1.621 millones) a junio, mientras que el Banco República acaparaba el restante 29% con US$ 662 millones.Un dólar “barato” y tasas de interés que estuvieron por debajo de 5% durante el primer semestre, llevaron a que el 96% del endeudamiento que tomo la industria durante los primeros seis meses fuera en moneda extranjera y solamente un 6% en pesos.

“Este comportamiento puede explicarse en buena medida por la depreciación de la moneda nacional, que fue del 7% entre diciembre de 2012 y junio de 2013”, explica el reporte. De hecho, la tasa de interés promedio para los créditos en moneda extrajera se ubicó en un nivel mínimo (4,3%) respecto a años anteriores.

Rentabilidad. A pesar de la suba reciente del dólar, la rentabilidad del sector exportador dentro de la industria se mantiene en niveles bajos. El indicador que elabora el Banco Central registró una leve recuperación en abril y mayo, luego de haber tocado en marzo su nivel más bajo al menos desde 2005. Si bien todavía no hay cifras de los últimos tres meses, cuando la moneda uruguaya se depreció frente al dólar, otros indicadores de precios relativos no muestran una mejora sustancial. El Índice de tipo de cambio real de El Observador registró entre abril y julio una mejora de 7,7%. Sin embargo, todavía se encuentra 10,6% por debajo de igual mes del año pasado.