Lima, Andina. La inflación de julio estaría cercana a 0,45% en Lima Metropolitana, según información disponible a la fecha, mostrando un repunte debido principalmente por factores estacionales, como Fiestas Patrias, consideró el banco Scotiabank.

"Con nuestra proyección, el ritmo anual de inflación pasaría de 2,7% en junio a 3% en julio, cerca del límite superior y dentro del rango meta del Banco Central de Reserva (BCR) por noveno mes consecutivo", indicó el analista senior del Departamento de Estudios Económicos del banco Scotiabank, Mario Guerrero.

Explicó que el comportamiento de los precios en julio habría estado influido por el repunte de los precios de algunos alimentos como hortalizas (principalmente ajo, tomate, arveja, choclo y haba) y frutas (como limón, manzana y granadilla).

Los precios de los productos avícolas permanecieron relativamente estables, mientras que los precios de las bebidas alcohólicas habrían registrado un leve descenso como consecuencia de la reducción del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a la cerveza.

Los precios de los bienes transables (como los precios de los autos y el cigarrillo) habrían registrado alzas como consecuencia de la depreciación del nuevo sol, aunque en un ritmo moderado debido a la baja asociación entre tipo de cambio e inflación.

Los precios de los combustibles registraron un alza importante debido al aumento de seis por ciento en el precio del petróleo en el mercado internacional, como consecuencia de los disturbios políticos en Egipto y los bajos inventarios en Estados Unidos.

No obstante, este comportamiento sería temporal dadas las expectativas de mayor producción de petróleo en Estados Unidos. En los siete primeros meses del año el precio del petróleo ha acumulado un alza de 15%, explicó en el Reporte Semanal del banco.

Las tarifas de transporte interprovincial registraron un alza por la mayor demanda por Fiestas Patrias así como por el reajuste de las tarifas de peaje.

A diferencia de los precios y tarifas vinculados al petróleo, los precios de los soft commodities registraron un descenso de ocho por ciento en lo que va del año.

El precio del trigo acumuló un descenso de 16 por ciento en lo que va del 2013, mientras que el precio del maíz registra un descenso acumulado de seis por ciento. En el caso del azúcar la caída acumulada alcanza un 16%.

"La perspectiva de los precios de los alimentos es estable según se desprende de nuestro análisis", manifestó Guerrero.

Opinó que para el mes de agosto cabe esperar un ritmo de inflación menor pues los factores que estacionalmente habrían presionado al alza la inflación en julio, corregirían.

"Las expectativas inflacionarias permanecen ancladas. Según una encuesta reciente del BCR, los agentes económicos esperan una inflación de 2.6 por ciento en promedio para fines del 2013 y del 2014", comentó.

Agregó que la proyección de inflación del Scotiabank es de 2,8% para este año, con un sesgo neutral. El ritmo de inflación se encuentra bajo control y no es un factor de preocupación en la actualidad para el BCR.

Solo en la medida en que se materialicen riesgos como shocks externos permanentes (alimentos o petróleo) o que se registren presiones de inflación por el lado de la demanda (en la actualidad controlada en un ritmo de 2,4% durante los últimos 12 meses), es probable que el directorio del BCR opte por un cambio en la dirección de su tasa de interés de referencia, dijo.

Cabe señalar que la tasa de interés de referencia del BCR se encuentra en 4,25% desde hace 26 meses.