Caracas. La inflación de Venezuela se situó en 4,7% en junio tras fuertes alzas en los precios de los alimentos y del transporte, aunque la variación fue menor a la tasa de 6,1% experimentada en mayo, dijo este martes el Banco Central.

Con este resultado, el índice de precios al consumidor acumuló un incremento de 25% durante el primer semestre del año, muy sobre el 7,5% obtenido en el mismo período del año anterior y superando el 20,1% registrado en todo el 2012.

El Banco Central de Venezuela (BCV) atribuyó el resultado semestral a un "contexto afectado por el ajuste del tipo de cambio oficial, la adecuación de los precios de algunos rubros sujetos a control, principalmente en alimentos y en las tarifas del transporte terrestre de pasajeros".

En el período de doce meses terminado en junio, la inflación se situó en 39,6%, superior al 21,3% observado en igual lapso del año previo.

La inflación mensual de junio, mayor a la cifra de 1,4% registrada en el mismo mes del 2012, fue impulsada principalmente por un incremento del 6,4% en el rubro transporte y por un alza del 5,8% en los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, de acuerdo con el BCV.

La entidad informó además que el indicador de escasez, que mide las dificultades para conseguir una canasta de bienes en un país donde la falta de algunos productos suele ser crónica, bajó poco más de un punto porcentual, a 19,3%, y sumó su segundo descenso mensual consecutivo.

La economía venezolana viene dando señales de fatiga, en un contexto de escasez de dólares, elevada inflación y un débil crecimiento económico en el primer trimestre.