La inflación interanual en España cayó tres décimas en julio, respecto a la registrada en junio, y se situó en el 1,8%, según el índice de precios de consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirma el dato adelantado el pasado 30 de julio.

Este descenso supone que el IPC vuelve a bajar tras dos meses al alza.

Asimismo, la variación mensual del IPC experimentó una caída del 0,5%, la primera desde el pasado enero.

La tasa anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) disminuyó tres décimas hasta el 1,7%.

El grupo con una mayor repercusión en el descenso anual del IPC fue la medicina, con una tasa del 3,7%, casi 10 puntos inferior a la de junio, debido a que la subida de los medicamentos y otros productos farmacéuticos fue menor este mes que la registrada el año pasado.

También influyó la bajada de más de un punto en la vivienda hasta una tasa negativa del 0,7% y el descenso de tres décimas en el transporte hasta el 1,4%.

En cambio, hubo aumentos en alimentos y bebidas no alcohólicas, siete décimas hasta el 4,4%, y en bebidas alcohólicas y tabaco, casi dos puntos más debido a la subida de los precios del tabaco.

Respecto a la evolución mensual, los grupos que más influyeron en la caída fueron el de vestido y calzado, con un descenso del 12,6% por las rebajas de verano, y el de menaje, con una disminución del 1,2% por los artículos textiles para el hogar y los muebles.

Sin embargo, subieron el transporte, el 1,2%, por los carburantes y lubricantes; el ocio y la cultura, el 2%, por los precios de los viajes organizados; y las bebidas alcohólicas y tabaco, el 1,9%.

Además, la tasa anual del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) se situó en julio en el 1,9%, tres décimas por debajo de la registrada el mes anterior.