La inflación en Lima Metropolitana ascendió a 0,54% en agosto, ante los mayores precios especialmente en los alquileres de vivienda, combustible y electricidad, y en los alimentos y bebidas, informó este domingo el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

De esta manera, la variación acumulada en el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de Lima Metropolitana en los primeros ocho meses del año fue de 2,76% y en los últimos doce meses (septiembre 2012 – agosto 2013) de 3,28%, con un promedio mensual de 0,27%.

En este resultado influyó el reajuste al alza en las tarifas de electricidad, el alza en los precios de la gasolina y los productos medicinales, por efecto del mayor tipo de cambio.

También incidieron el aumento de precios que vienen registrando los alimentos, principalmente los pescados, por el menor desembarque observado desde el mes anterior, los productos agrícolas, que presentan períodos de menor cosecha como es el caso de la papa y algunas frutas, así como la carne de pollo, que registra un menor abastecimiento.

El grupo Alquiler de Vivienda, Combustible y Electricidad registró la mayor variación promedio de precios (0,94%), básicamente por el alza de 2,6% de las tarifas del servicio de electricidad residencial, aprobado por el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin).

Asimismo, se observaron incrementos de precios en los alquileres de vivienda en 0,3% (por el efecto cambiario) y los combustibles gaseosos para el hogar (gas natural por red 0,8% y gas propano doméstico 0,2%).

Por su parte, el grupo Alimentos y Bebidas mostró un aumento de precios de 0,85%, principalmente por las mayores cotizaciones de los pescados (8,7%), entre ellos el bonito (33,9%), pampanito (4,5%) y jurel (2,5%).

Subieron, asimismo, los precios de los tubérculos (8,1%), como la papa amarilla (19,1%) y blanca (6,2%), y las frutas (3,1%), como el limón (22%), mango (18,7%) y mandarina (7,2%).

Se sumaron las leguminosas (1,6%), como la arveja seca partida (14,7%), las carnes y preparados de carne (1,3%), el pollo eviscerado (1,9%) y los alimentos y bebidas consumidos fuera del hogar (0,4%).