Sao Paulo. La inflación al consumidor en la ciudad brasileña de Sao Paulo se desaceleró en la segunda quincena de marzo, favorecida por la estabilización de los precios en el sector transportes.

El Indice de Precios al Consumidor (IPC) subió 0,51% en la segunda mitad del mes, frente a 0,61% en el periodo inmediatamente anterior, informó este miércoles la Fundación Instituto de Pesquisas Económicas (Fipe).

A fines de febrero, el alza había sido de 0,74%.

Los precios en transportes fueron los principales responsables de la menor inflación, ya que se mantuvieron estables tras avanzar 0,44% en la primera quincena de marzo.

Desde inicios del año, ese sector venía ejerciendo presión sobre los índices debido al reajuste de la tarifa de los buses.

En tanto, los costos de los alimentos seguirán disparados. En la segunda quincena de marzo, subieron 1,27%, frente al 1,20% previo.