Bruselas. La Unión Europea está en un punto crítico en su existencia y deberá luchar por su influencia en un plazo de 20 años a menos que encuentre unidad y un liderazgo firme, especialmente en el área económica, dijo un grupo de importantes analistas en un reporte este sábado.

El informe de 35 páginas de Reflection Group, agrupación compuesta por 12 líderes políticos y empresariales a los que se les pidió en 2007 analizar los desafíos a los que se enfrentará la UE para 2030, concluyó que el panorama para el bloque no era tranquilizador.

"Europa está actualmente en un punto crítico en su historia", dijo el reporte, llamado Proyecto Europa 2030.

"Sólo superaremos los desafíos que se muestran frente si todos nosotros -políticos, ciudadanos, empleadores y empleados- si todos nosotros nos unimos alrededor de un nuevo propósito común definido por las necesidades de la época actual", indicó.

Centrándose en el impacto de la crisis financiera y económica, que emergió poco después de que el reporte fuera encargado, el grupo dijo que la estructura de Tier 2 de Europa, con 16 de los 27 miembros del bloque compartiendo al euro y el resto operando en ciclos distintos, dotaba urgencia un manejo más estrecho de la economía.

"Se necesita con urgencia el fortalecimiento de la gobernabilidad económica en la UE si queremos evitar los golpes asimétricos que se derivan de la coexistencia de nuestra unión monetaria y mercado único con políticas económicas divergentes", decía el reporte.

"Los orígenes de la crisis tuvieron poco que ver con el euro y la estabilidad y el pacto de crecimiento, pero estos mecanismos no han sido suficientes para asegurar convergencia económica durante la crisis", aseveró.

Propuestas. El Reflection Group, encabezado por el ex primer ministro español Felipe González, recomendó una serie de medidas que la UE debería tomar para fortalecer su liderazgo y mejorar su influencia económica.

Entre las propuestas está reformar el funcionamiento y supervisión de sus instituciones financieras, sus mercados laborales y políticas de pensiones, generar una estrategia de energía común con energía nuclear, liderar la lucha contra el cambio climático y considerar la introducción de un impuesto sobre las emisiones de carbono en la UE.

También se recomendó fortalecer el mercado único, incluyendo la coordinación tributaria, incrementar el número de mujeres en el trabajo y adoptar políticas de inmigración más abiertas.

El reporte llamó a la UE a mostrar un liderazgo más claro en vez de permitir que un rango de voces -el presidente de la Comisión Europea, los jefes de Estado, el presidente del Consejo de la UE, el presidente del Parlamento Europeo- se refieran todas a las políticas del bloque.