Los ingresos en los 31,5 millones de hogares mexicanos en que viven 117,4 millones de personas crecieron 1,5% a precios constantes entre 2010 y 2012, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El organismo informó, además, que el coeficiente de Gini, que mide la concentración del ingreso en una escala entre 0 y 1, creció del 0,435 a 0,440 puntos.

Con todo y esta evolución, el Inegi señaló que "no es estadísticamente significativa, por lo que no se puede afirmar que aumentó la concentración del ingreso".

El ingreso corriente por hogar promedió 38.125 pesos trimestrales (US$3.001), un 1,5% por encima del que había en 2010, mientras que el gasto se situó en 33.746 pesos cada trimestre (US$2.657), un 0,4% más que hace dos años.

Ello dejaría el ingreso mensual promedio en 12.708 pesos mexicanos (US$1.000) y el gasto promedio en 11.248 pesos (US$885).

En el total de los hogares mexicanos el mayor gasto se destinó a alimentos, bebidas y transporte (34%), por delante del dirigido a transporte y comunicaciones (18,5%), así como a educación y esparcimiento (13,8%).

Las disparidades siguen siendo muy grandes entre los que más y menos tienen, con los hogares de condiciones más humildes destinando el 46,4% de sus ingresos a alimentación, bebidas y tabaco frente al 14,4% que destinan a esa categoría los de más ingresos.

En contraste, el gasto en educación y esparcimiento fue del 5,2% en los hogares más pobres y del 19,9% en los más ricos.

Del total de población mexicana, el 51,3% fueron mujeres y el restante 48,7% varones.

La mayoría de la población tiene entre 12 y 29 años (31,8%), seguidos por los de 30 a 49 años (25,8%), los de 0 a 11 años (22,2%) y los de más de cincuenta años (20,3%).

Cada hogar mexicano lo formaron en promedio 3,7 personas en 2012, por debajo de las 3,9 que había en 2010, y el o la cabeza de familia tuvo una edad promedio de 48,6 años, por debajo de los 48,3 que alcanzaron en 2010.