Tokio. El gobierno de Japón mantuvo invariadas sus perspectivas económicas en mayo, pese a los signos de una recuperación más fuerte, lo que sugiere que sigue muy de cerca eventuales riesgos de recaída como la crisis de deuda en Europa.

"La economía se ha recuperado con consistencia", pero el impulso del crecimiento "se sostiene por si mismo de forma débil", dijo el gobierno en su informe mensual publicado el lunes, en el que se usaban las mismas palabras que en abril.

El gobierno ha mantenido su visión de la economía pese a la fortaleza de los últimos indicadores.

El producto interno bruto del periodo enero-marzo, publicado la pasada semana, mostró una tasa de crecimiento del 4,9% y el Banco de Japón mejoró su evaluación económica por segunda vez el pasado viernes.

La cautela del gobierno se debe en parte a la incertidumbre sobre si Japón puede mantener el impulso del crecimiento en los próximos trimestres, ya que la demanda interna sigue siendo débil y la economía del país, orientada a las exportaciones, está expuesta a factores extranjeros como los problemas fiscales de Europa.