Tokio. El primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, dijo este lunes que su gran prioridad era evitar que la alicaída economía del país vuelva a caer en recesión y que la aprobación de los presupuestos para este año financiero y para el próximo eran claves en ese objetivo.

La economía japonesa, dependiente de las exportaciones, ha sufrido los embates de la crisis global y el gobierno busca que la incipiente recuperación se afiance.

"Con la sensación de que no debe permitirse que la economía caiga en una nueva recesión, y no lo permitiremos, (...) compilamos medidas de emergencia y un segundo presupuesto extra a fines del año pasado", dijo Hatoyama en una conferencia de prensa en Tokio.

"Queremos poner en vigencia este segundo presupuesto extra lo antes posible", afirmó, agregando que también deberá resolverse rápidamente el presupuesto del próximo año fiscal, que comienza en abril.

La necesidad de encontrar un equilibrio entre controlar la enorme deuda del país y mantener a la economía fuera de la recesión ha resultado ser un dolor de cabeza para el gobierno de Hatoyama, que ha estado sumido durante semanas en una disputa en torno al presupuesto.

Las duras negociaciones dejaron huella en la salud del ministro de Finanzas, Hirohisa Fujii, que debió ser internado en un hospital a fines de diciembre y dijo que estaba "agotado".

El partido de Hatoyama llegó al poder en agosto pasado, pero su popularidad ha caído debajo de 50%, en medio de dudas sobre su capacidad para administrar la economía.