Tokio. El nuevo ministro de Finanzas de Japón dio marcha atrás este viernes con su pedido de un yen más débil tras una aparente reprimenda del primer ministro, diciendo que la cotización de las divisas debe ser determinada por los mercados.

Sin embargo, Naoto Kan declaró que el gobierno debería prestar atención a lo que piensa la comunidad de negocios local, dando a entender que él es de la idea de favorecer un yen más débil para mejorar la competitividad de las exportaciones japonesas.

"Las tasas de cambio indudablemente deben ser determinadas por los mercados", dijo Kan en conferencia de prensa. "Pero también pienso que, en general, es trabajo del ministro de Finanzas actuar contra las variaciones de la moneda cuando es necesario", agregó.

El dólar retrocedió a 93,13 yenes desde alrededor de 93,30 yenes cuando Kan dijo que los mercados deberían determinar los valores de las monedas.

Pero repuntó a 93,32 yenes cuando señaló que era tarea del ministro responder a las variaciones cambiarias, y extendió sus ganancias hasta tocar un máximo de cuatro meses, a 93,78 yenes.

Kan, de 63 años y ex ministro de Estrategia Nacional, fue nombrado al frente de la cartera de Finanzas el miércoles en reemplazo de Hirohisa Fujii, que renunció por motivos de salud.

El nuevo ministro sacudió a los mercados en su primer contacto con la prensa este jueves, diciendo que esperaba que el yen se debilitara más y que trabajaría con el banco central japonés para alcanzar una tasa cambiaria apropiada.

Kan dijo que muchas compañías japonesas estaban a favor de tener moviéndose alrededor de 95 yenes, en contraste con su antecesor, que apoyaba un yen fuerte.