Nueva York. Las preocupaciones sobre los niveles insostenibles de deuda de Estados Unidos y el Reino Unido han dominado los titulares en los últimos tiempos, pero al menos un economista influyente cree que estos temores son exagerados y que la economía de Japón enfrenta mayores riesgos.

Las preocupaciones sobre las calificaciones de la deuda soberana y los problemas fiscales en Estados Unidos y el Reino Unido son "excesivas", dijo Jim O'Neill, economista jefe de Goldman Sachs, en una entrevista telefónica con Dow Jones Newswires. De hecho, O'Neill ve la posibilidad de que el crecimiento en esos dos países supere este año las expectativas.

En consecuencia, no prevé un "desastre" este año en el mercado de títulos del Tesoro o de bonos del gobierno británico, ni cree en los comentarios sobre el deceso del dólar. Incluso la libra esterlina, el blanco favorito de las críticas del mercado, debería ser una gran triunfadora este año, según O'Neill.

En lugar de ello, afirmó, los inversionistas deberían permanecer atentos a Japón y el yen. Los problemas de Japón son "mucho, mucho peores" que los del Reino Unido y Estados Unidos. Y esa es la razón por la que espera que el yen sea el "gran perdedor" entre las principales monedas en 2010. No sorprende, entonces, que una de sus recomendaciones favoritas para este año sea comprar la libra contra el yen.

Muchos grandes administradores de fondo, incluido Pacific Investment Management Co., han reducido recientemente sus tenencias de valores del Tesoro y deuda del Gobierno del Reino Unido debido a las preocupaciones de que el empeoramiento de los déficit fiscales y los niveles récord de deuda puedan implicar el riesgo de una rebaja a las calificaciones crediticias, lo que haría subir de forma abrupta los rendimientos de los bonos y, por lo tanto, reduciría el valor de sus carteras. Los precios de los bonos caen cuando los rendimientos aumentan.

Sin embargo, O'Neill, que acuñó la sigla BRIC para referirse a las cuatro economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China, las que cada día se convierten en un desafío mayor para el Grupo de los Siete países más industrializados como fuerza motora del crecimiento económico, afirma que el crecimiento en Estados Unidos y el Reino Unido podría ser más sólido de lo que se cree.

Menor riesgo estadounidense. En Estados Unidos, destacó que "el riesgo de doble caída en la economía este año ha declinado significativamente. El mayor riesgo es que la economía esté más fuerte de lo que nosotros y otros piensan y que, por lo tanto, la Fed tenga que cambiar de parecer".

Varios factores podrían propiciar un aumento de las tasas antes de lo previsto por parte de la Fed: si el índice Standard & Poor's 500 sube sobre 1.200, si Estados Unidos registra dos trimestre consecutivos de crecimiento del 5% o si se recupera el empleo.

Por ahora, sin embargo, O'Neill sigue cómodo con la proyección de Goldam de que la Fed mantendrá su tasa interbancaria federal en la banda de cero al 0,25% hasta finales del 2011.

Con respecto al dólar, O'Neill dejó en claro que no cree en el escenario apocalíptico que algunos pintan para la moneda estadounidense. De hecho, según los modelos de Goldman, el dólar está subvaluado, a pesar de la reciente recuperación.

"Mi experiencia me indica que en algún momento dentro de dos años o más el dólar ascenderá a US$1,20 frente al euro" afirmó O'Neill, un nivel en que se negoció por última vez en marzo del 2006. El martes por la tarde, el dólar se cotizaba a US$1,4356 frente al euro.

"El problema a largo plazo del dólar en el pasado fue el déficit de cuenta corriente y ahora eso está mejorando. Es muy difícil ser bajista sobre el dólar", dijo.

El déficit de cuenta corriente -la medida más amplia de los flujos de comercio e inversiones- ha caído al 3% del producto interno bruto desde más del 6% en 2007, a medida que la recesión afectaba las importaciones y la crisis financiera llevaba a los consumidores a aumentar las tasas de ahorra al 4%.

El único elemento negativo para el dólar ahora es la política monetaria extremadamente acomodaticia de la Fed, afirmó O'Neill. Si la economía continúa mejorando y la Fed aumenta las tasas antes de lo esperado, el dólar "ascendería fácilmente", dijo.

Reino Unido. En relación al Reino Unido, O'Neill indicó que las agencias calificadora de crédito han dejado en claro que esperarán hasta las elecciones generales, que se celebrarán a más tardar en junio, y la política fiscal implementada por el nuevo Gobierno antes de tomar cualquier decisión.

O'Neill espera que los mercados bursátiles tengan un desempeño mejor al de otras clases de activos este año, seguidos por los bienes básicos, mientras que los mercados de deuda, incluyendo los bonos del gobierno, probablemente quedarán rezagados.

"Es un ambiente fantástico para las acciones globales porque existe una recuperación muy sólida en las ganancias y una liquidez muy fuerte de los bancos centrales", sostuvo.

Las acciones rusas son sus favoritas dentro de los mercados emergentes ya que espera que el banco central de la nación reduzca las tasas de interés este año para ayudar a la economía