Varsovia. Grecia no ha solicitado ayuda del Fondo Monetario Internacional y no hay señales inmediatas de que necesite hacerlo, dijo este lunes el jefe del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn.

Los líderes de la Unión Europea acordaron la semana pasada crear una red de seguridad para Grecia, donde el FMI tendría que asumir un papel, pero Strauss-Kahn dijo que por el momento no había indicios de que Atenas solicitará la asistencia del organismo internacional.

"Espero que funcione la estrategia de la UE para Grecia", dijo al visitar una escuela de Varsovia durante un viaje de un día a Polonia.

"Estamos listos para ayudar a Grecia, al igual que a cualquiera de nuestros miembros, pero hoy no es obvio que esa ayuda será absolutamente necesaria", dijo al referirse a los problemas financieros que enfrenta el gobierno de Atenas.

Las declaraciones de Strauss-Kahn, hechas el mismo día en que Grecia otorgó un mandato a cinco bancos para vender un bono referencial a siete años, fueron las primeras en que se refiere públicamente a la situación del país helénico desde que la UE anunció su paquete de ayuda.

El FMI dijo el viernes que "estaba siguiendo de cerca los acontecimientos", pero que aparte de eso, permanecía al margen en lo que respecta al propuesto paquete de rescate, que políticamente es extremadamente sensible.

Según el pacto acordado en Bruselas, el FMI colocaría un tercio de los fondos en caso de que se necesite un paquete de rescate, y el resto provendría de la zona euro, aunque aún no estaban claros los detalles clave sobre las condiciones en que podría solicitarse la ayuda.

La participación del FMI, una condición impuesta por la canciller de Alemania, Angela Merkel, fue acordada pese a las objeciones del Banco Central Europeo y contra la renuencia de otros estados de la UE, entre ellos Francia.