-¿Cuáles son los principales objetivos de su administración y en qué busca diferenciarse de las anteriores?

-Desde que fui designado por el señor presidente de la Republica, Lenín Moreno, como presidente del directorio de la Corporación Financiera Nacional (CFN) B.P., asumí el nombramiento con mucha responsabilidad e inmediatamente me tracé varios objetivos primordiales: transparencia, crecimiento en colocaciones crediticias, mayor agilidad en el servicio y llegar a la fibra empresarial. Ello, tomando en cuenta que la CFN, al ser parte de la banca pública, tiene como fin el impulsar y entregar, con eficiencia, soluciones crediticias que aporten al desarrollo de los ecuatorianos y a la reactivación económica de los sectores productivos del país. Eso sí, siempre trabajando con compromiso, rectitud, sinceridad y honradez, todos valores fundamentales que deben prevalecer en la CFN y que, de alguna manera, también fomentamos en nuestros clientes.

-En línea con lo anterior, ¿qué desafíos han comenzado a cristalizarse desde que comenzó su gestión, a inicios de este año, y cuáles son los desafíos a largo plazo?

-Durante el primer semestre nuestro trabajo se ha centrado en transmitir a nuestros clientes y potenciales usuarios crediticios que el servicio financiero de la CFN es para todos. Estamos derrumbando aquellos estereotipos mal fundamentados de que la CFN es una entidad distante y exclusiva para unos pocos. Personalmente, estoy recorriendo calles, quemando suelas, visitando industrias y empresas, buscando acercar la CFN a potenciales clientes e informarles sobre nuestra oferta de productos y servicios. Esto ya se refleja en resultados: de enero a julio de 2018, se aprobaron US$469,45 millones, un 75% más respecto al mismo periodo del año pasado. Este incremento ha generado un impacto positivo en 11 sectores económicos y 19 provincias.

Este año relanzamos la línea CFN Construye, con nuevos productos y otros mejorados, para impulsar también al pequeño y mediano constructor. De enero a agosto de este año, hemos crecido un 26% en colocaciones al sector de la construcción, en comparación con todo lo registrado durante el año anterior.

Más allá de los números, estos indicadores demuestran que el gobierno nacional está inyectando dinero vía crédito en el país de forma significativa y que existe un mejor ambiente de negocios, en el que la confianza de actores empresariales e industriales ha hecho de la CFN una verdadera alternativa de financiamiento para sus proyectos.

-¿Cuáles son esas líneas de financiamiento?

-Actualmente, nuestras principales líneas de financiamiento son: Crédito Directo para el Desarrollo, Programa Apoyo Productivo Financiero, Factoring Electrónico e Internacional, CFN Apoyo Total (antes Apoyo Solidario), CFN Construye, Diversificación de Exportaciones Agrícolas y Programa de Financiamiento Forestal. A ellos se suma otro producto complementario, el Fondo Nacional de Garantías.

La CFN ha extendido sus líneas de financiamiento a actividades de servicios.  Ahora, los empresarios podrán acceder a créditos para ampliar, mejorar o expandir negocios relacionados a servicios logísticos, de salud, seguridad, gastronomía, entre otros.

-Para su administración, desarrollar la confianza y credibilidad del actual gobierno con la aprobación de créditos en sectores productivos como pesca, construcción y manufactura es algo prioritario. Conocidos los resultados de los ocho primeros meses y su mayor dinamismo frente a igual lapso del 2017, ¿qué tasa de crecimiento de aprobaciones proyectan para el segundo semestre? ¿A qué monto equivaldría?

-Definitivamente es nuestra prioridad. La labor de la CFN se proyecta bajo la visión de "El Gobierno de Todos" y creemos que en este periodo ha existido más confianza. Basado en ello, para este año nos hemos planteado la meta de US$650 millones en aprobaciones crediticias, así como acercar más a la CFN a la ciudadanía y el empresariado ecuatoriano. Y lo estamos logrando satisfactoriamente.

Bajo esta línea, estamos modificando el procedimiento de aprobación de créditos para que sea más sencillo, tome menos tiempo y con más claridad para los clientes; que nadie se quede sin saber por qué su solicitud ha sido negada o aprobada. Creo que como banca pública debemos propender a que cualquier cliente (que se hubiese decidido por aplicar un crédito) tenga el derecho de saber si se dio o no a trámite su petición, si fue aprobada o negada, todo con mucha claridad.

SECTOR SERVICIOS

-¿Aspiran a elevar los 11 sectores productivos beneficiados con los resultados de este primer semestre o es algo que se reflejará a futuro? ¿Cuáles son los sectores mayormente beneficiados? ¿Hay alguno en específico al que le interese llegar y al que no estén llegando en la actualidad?

-Hoy, el grueso de colocaciones crediticias está en la manufactura, que representa el 48% del total de colocaciones registradas durante enero y agosto de 2018. Como segunda actividad está el sector agropecuario, que concentra el 15% de los créditos en ese mismo periodo.

Respecto a un sector específico que nos interese llegar, estamos incursionando en el financiamiento de actividades de servicios, que anteriormente no eran financiables. Estas actividades representan cerca del 40% del Producto Interno Bruto (PIB) y en ellas se encuentra aproximadamente el 30% de la población laboral del país.

La CFN, de manera general, concede préstamos que van desde US$50.000 hasta los US$25 millones por sujeto de crédito, aunque para el Programa Apoyo Total va desde los US$20.000.

-¿Qué segmentos de empresas son las más beneficiadas con los aportes de la CFN? ¿Pymes, MiPymes?

-Dentro de las líneas que ofrece la CFN a sus clientes, observamos que las aprobaciones realizadas entre enero y agosto de este año a micro, pequeñas y medianas empresas, reflejan un crecimiento del 188%, respecto al mismo periodo del año pasado. Esto revela que existe un interés real y cada vez mayor por parte de empresas de ese segmento en solicitar créditos con nosotros. En lo que va del 2018, desde la CFN se han desembolsado US$43,97 millones a MiPymes.

Asimismo, también asistimos a las MiPymes a través del Fondo Nacional de Garantías (FNG), otorgándoles garantías adecuadas para facilitar el acceso al crédito si no cuentan con financiamiento en el sistema financiero privado. Durante el primer semestre del 2018, el FNG formalizó un total de 591 garantías, por un monto total acceso al crédito de US$42,79 millones, garantizando operaciones de crédito para MiPymes por un total de US$28,82 millones.

-Se menciona que el desarrollo de nuevos proyectos y emprendimientos es posible gracias a la confianza y seguridad que tienen los empresarios hacia la gestión de la CFN. ¿Hay un nuevo ambiente entre los empresarios de Ecuador desde la llegada de Lenín Moreno?

-Así es. "El Gobierno de Todos" ha impulsado que la banca pública sea un actor importante en el desarrollo de mejores industrias, de exportaciones y, en especial, de espacios para que los negocios tengan cada vez mayor acceso al crédito. La CFN está cumpliendo con todos estos lineamientos.

En la CFN lo estamos haciendo con la construcción de procesos que generen transparencia, claridad y agilidad, imprimiendo una cultura de eficiencia y concentrando nuestro financiamiento en actividades que multiplique el dinero e irrigue a muchos estratos. Más allá de lo económico, nuestra gestión también tiene su impacto en lo social. De enero a julio de 2018, las colocaciones crediticias de la CFN generaron 10.279 plazas de trabajo, entre directas e indirectas, cifra que ya supera a la alcanzada durante la gestión de todo el 2017 (10.194 plazas)