¿Qué es lo más importante para las juntas directivas en todo el mundo? En una de las encuestas globales de directores corporativos más exhaustivas que se han realizado hasta la fecha, publicada por Harvard Business School Publishing, se descubre que estaban muy preocupadas por desarrollar y promulgar planes estratégicos que permitieran que sus organizaciones tuvieran éxito.

 ¿Y qué mencionaron como su principal inquietud? ¿Amenazas competitivas? ¿Costos crecientes? ¿Innovación? No. 

Los directores corporativos identificaron el manejo de talento como su mayor reto estratégico.

En nuestro sondeo, conducido en sociedad con Women Corporate Directors y Heidrick & Struggles, pedimos a más de mil miembros de consejos directivos de todo el mundo que calificaran el desempeño de su compañía en nueve dimensiones de manejo de talento: atraer talento de primera; contratar talento de primera; evaluar el talento; desarrollar talento; premiar al talento; retener al talento; despidos; alinear estrategia de talento con estrategia comercial, y apalancar diversidad en la fuerza laboral.

Estábamos interesados en saber qué porcentaje de los directores “coincidía fuertemente” en que sus compañías estaban haciendo un trabajo eficaz en cada una de estas categorías. 

Lo que encontramos tal vez no sea lo que se podría esperar: la vasta mayoría de los directores dijo que sus organizaciones no estaba manejando bien su talento. 

De hecho, en dos áreas particulares – “despidos” y “apalancamiento de diversidad” – muchas compañías fallaron penosamente.

Cuando segmentamos nuestros hallazgos por industria y región, descubrimos algunas diferencias valiosas. Esperábamos que las regiones con los promedios generales más bajos fueran las dominadas por las economías en desarrollo. Pero no fue el caso: a Europa Occidental no le fue mucho mejor que a Europa Oriental.

Sabemos que las organizaciones comprometen enormes recursos y esfuerzos para manejo de talento, así que ¿Por qué no están trabajando mejor?

Una señal esperanzadora es que los consejos directivos se están interesando más en el campo. Están comprendiendo que el talento ya no puede ser responsabilidad única de recursos humanos o los directores ejecutivos –que deben integrar el manejo de talento con las metas estratégicas de largo plazo de la organización.

Aunque esta nueva preocupación por el talento representa progreso, aún restan muchas cuestiones que los consejos directivos tendrán que encarar:

¿Qué pasos deberían tomar para ayudar a sus organizaciones a formar mejores sistemas de manejo de talento? ¿Cómo debería verse este liderazgo con el tiempo? ¿Las prácticas específicas de manejo de talento deben recibir más énfasis que otras? ¿Cuáles son los mejores indicadores de éxito para una práctica de manejo de talento?