París. Los ingresos de quienes más ganan en Francia crecieron mucho más rápido que los del ciudadano promedio en los tres años anteriores al 2007, según estadísticas publicadas el viernes que alimentan el creciente debate sobre las exenciones tributarias para los ricos.

Un estudio de la oficina nacional de estadísticas Insee mostró un incremento en las diferencias entre los más ricos de la población y el resto. El sector con mayores ingresos representa 0,01% de la población.

"La población en general se ha vuelto más pobre en comparación con quienes perciben ingresos muy elevados, que han visto incrementos promedio mucho más fuertes", dijo Insee.

Añadió que entre el 2004 y 2007, el 1 por ciento de la población que más percibe vio cómo su porcentaje de ingresos totales crecía 9,1%, mientras que el 90% de la ciudadanía contempló cómo su parte se encogía 0,9%.

En un estudio diferente, el Insee dijo que ocho millones de personas -13,4% de la población-, vivía en 2007 bajo el umbral de la pobreza, es decir, con ingresos mensuales menores a 908 euros (US$1.225), y más de uno de cada tres inmigrantes se definió como pobre.

Las cifras coinciden con la controversia respecto a las leyes que limitan la carga fiscal que toda persona debe pagar en Francia hasta el 50% de sus ingresos totales, una medida introducida por el presidente Nicolas Sarkozy cuando llegó al poder en 2007.

El gobierno dice que el límite es necesario para compensar el trabajo duro y asegurar que quienes obtienen mejores resultados empresariales y en otras áreas no se vean forzados a salir de Francia. Los críticos aseguran que es una medida que sólo ayuda a un pequeño numero de personas muy ricas.

Aunque Sarkozy ha dicho que no modificará la que es una de sus principales medidas fiscales, muchos en sus propias filas han cuestionado si puede justificarse en un momento de dificultades económicas y desempleo crecientes.

Ingresos de los más ricos crecen con fuerza. Sumándose a las recurrentes controversias sobre los altos salarios de los ejecutivos y los bonos en los bancos, el asunto ha recobrado importancia tras la contundente derrota del partido de centroderecha de Sarkozy en las elecciones regionales del mes pasado.

El Insee señaló que el 90% de la población vio cómo sus ingresos se incrementaban en promedio 9% entre el 2004-2007, mientras que el 10% más rico registró un incremento del 11% en el mismo periodo.

Pero los ingresos del 1% más rico crecieron con mucha más fuerza.

El estudio halló que los "acaudalados", que ganan entre 84.500 y 225.800 euros al año, gozaron de un aumento del 16% durante el periodo.

Los "muy acaudalados", que ganaron entre 225.800 y 687.900 euros, tuvieron un alza de sus ingresos del 27%, mientras que los "más acaudalados" -0,01% que obtuvieron la mitad de sus ganancias de ingresos de capital-, registraron un alza del 40% en promedio.

En un estudio relacionado, el Insee dijo que el 1% situado en lo más alto de las ganancias salariales en el sector privado, unas 133.000 personas, ganaron en promedio 215.600 euros al año. La mayoría eran altos ejecutivos de empresas y trabajadores del sector financiero.

Aunque siempre han existido grandes diferencias entre ricos y pobres, Francia ha tenido tradicionalmente una actitud más ambivalente hacia el dinero que países como Estados Unidos y la mayoría de los franceses rechaza la exhibición flagrante de la riqueza.