Lima. Los jóvenes de América Latina y el Caribe fueron las principales víctimas de la crisis económica global que azotó a la zona el año pasado, dejando una secuela de mayor desempleo entre personas de 15 a 24 años, dijo la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

El organismo, que tiene a su sede regional en Lima, precisó que la crisis del último año dejó a 600.000 jóvenes sin empleo, acumulando un total de siete millones de jóvenes desocupados en la región.

"Todo parece indicar que los jóvenes fueron los más afectados por la crisis que acabamos de vivir durante el último año", dijo el director regional de la OIT en América Latina y el Caribe, Jean Maninat, durante un foro de representantes de la Unión Europea y América Latina sobre cohesión social.

Un documento elaborado por la OIT detalló que de los 104 millones de jóvenes que hay en la región, 34% sólo estudia, 33% sólo trabaja y 13% estudia y trabaja.

El organismo refirió en su estudio que 20% los jóvenes de Latinoamérica no estudia ni trabaja.

Entre aquellos que trabajan, 10% tiene un contrato estable, 35,1% tiene seguro de salud y 32,3% está afiliado a algún sistema de pensiones.

"Estas cifras son reveladoras y preocupantes", afirmó Maninat. "El trabajo decente de los jóvenes es una asignatura pendiente que ya existía desde antes de la crisis", agregó.

La OIT reportó en enero que la tasa de desempleo urbano en América Latina y el Caribe caerá este año, pero la recuperación del empleo será lenta a pesar de las políticas aplicadas por algunos gobiernos para paliar el impacto de la crisis mundial.

En su informe "Panorama Laboral 2009", la OIT estimó que el desempleo urbano bajará a 8,2% en 2010, desde 8,4% de desempleo calculado en 2009.

Con ese resultado, la tasa de desempleo en la región aumentó por primera vez desde 2003, según el organismo.

En América Latina y el Caribe hay en total cerca de 18 millones de personas sin empleo, según la organización.