La inflación en Brasil se moderó en agosto, cuando registró una subida del 0,24%, lo que permitió reducir la subida de precios de los últimos doce meses al 6,09%, dato que cumple las metas del Gobierno, informó una fuente oficial.

Los precios acumulan un repunte del 3,43% en los ocho primeros meses del año, según datos del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La subida de agosto fue inferior a la del mismo mes del año pasado (0,41%) pero superior a la del pasado julio, cuando la inflación fue prácticamente nula (0,03%).

Los alimentos y bebidas, uno de los principales elementos de la inflación, interrumpieron dos meses de descensos de precios y registraron un alza marginal del 0,01 % en agosto.

El único sector con signo negativo fue el de transportes (-0,06%) y las mayores subidas de precios afectaron a los artículos domésticos (0,89%) y los gastos con la educación (0,67%).

En un intento de controlar la inflación, el Banco Central ha elevado paulatinamente en los últimos meses la tasa de los tipos de interés hasta el 9,00% anual.

En su última reunión para analizar la política monetaria, el emisor afirmó que mantendrá "especialmente vigilante" para contrarrestar las presiones inflacionarias, según el acta divulgada este jueves.

El gobierno se ha fijado como meta una inflación del 4,5%, con una tolerancia de dos puntos porcentuales de variación en ambos sentidos.