Tokio. Las bolsas subieron este martes en gran parte de Asia, lideradas por Taiwán y Corea del Sur, y el euro experimentó un pequeño rebote desde su reciente caída, pero Japón y Australia retrocedieron por el efecto de los problemas en la eurozona en el humor de los inversores.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,9%, con las acciones de tecnológicas encabezando el avance, luego de una caída temprana a un mínimo de cinco meses.

"Hay muchas preocupaciones en el mercado (...) el tema de la zona euro, la posibilidad de que se impongan límites a la toma de riesgo por parte de los bancos estadounidenses, y la preocupación sobre el ajuste de crédito en China", dijo Norihiro Fujito, asesor general de Mitsubishi UFJ Securities.

Los analistas dijeron que la confianza aún es débil y que la inquietud por los problemas fiscales en Grecia, España y Portugal posiblemente limite cualquier rebote, mientras las acciones financieras quedaban a la zaga de otros sectores luego de que los bancos lideraron una baja en Wall Street.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, abandonó temprano una reunión de directores de bancos centrales en Sidney para asistir a una cumbre de la Unión Europea sobre la economía.

Las acciones en Seúl subieron 1,1%, con el índice KOSPI rebotando desde un mínimo de dos meses para superar los 1.550 puntos, impulsado por las ganancias en las acciones de tecnológicas como Samsung Electronics.

Las acciones en Shanghai cerraron con un alza de casi medio punto porcentual y los papeles financieros exhibieron firmeza, aunque la salida al mercado de China First Heavy Industries extendió una serie de decepcionantes ofertas iniciales, y el volumen de negocios se contrajo a un mínimo de 11 meses.

Las acciones en Taiwán cerraron 2% al alza, su mayor salto desde septiembre, en medio de rumores de compras de acciones con fondos gubernamentales y robustos datos de exportación impulsando a los exportadores de tecnología como TSMC, el mayor fabricante del mundo de chips por contrato.

Pero la historia fue distinta en Japón, donde el Nikkei retrocedió 0,19% a su mínimo de cierre en dos meses, luego de atravesar el lunes la barrera de los 10.000 puntos, debido a que los problemas de deuda soberana de la eurozona redujeron la confianza de los inversores.

Las golpeadas acciones de Toyota Motor treparon gracias a la cobertura en corto luego de que la firma anunció que retiraría del mercado casi medio millón de sus autos Prius y otros modelos híbridos por problemas con sus frenos, y Sumitomo Mitsui Financial Group subió tras reportar su mayor ganancia en siete trimestres.

El índice Hang Seng de Hong Kong ganó 1,22%, aunque aún acumula una caída de alrededor de 1% en el mes.

Las acciones australianas también tuvieron un flojo desempeño y cayeron 0,36% tras una poco entusiasta actualización de estimaciones del principal banco de inversión local, Macquarie Group.

En los mercados de divisas, el euro se apreció 0,4% aunque aún seguía a tiro del mínimo de 8 meses registrado la semana pasada a US$1,3585, mientras los operadores especulaban que pronto se organizará un rescate para Grecia, lo que provocaba coberturas de posiciones cortas.

Los empleados estatales griegos estaban amenazando con organizar huelgas en protesta por las medidas de austeridad del gobierno, resaltando los desafíos que enfrentan los gobiernos griego, portugués y español para llevar a cabo recortes de presupuesto y restablecer la confianza en sus economías.

El precio del oro al contado se mantenía alrededor de US$1.070 la onza, mientras que el precio del petróleo mostraba una ligera subida por encima de los US$72 por barril tras trepar casi 1% en la jornada anterior.