Atenas. Grecia anunció este domingo nuevas medidas de austeridad, allanando el camino para un paquete de ayuda de miles de millones de euros provenientes de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Bajo presión de los mercados financieros, la aproblemada Grecia ha anunciado cuatro paquetes de austeridad durante los últimos cinco meses, pero no logró dar seguridad a los mercados, en parte debido a que el Gobierno jamás precisó las reducciones presupuestarias específicas de 2011 y 2012.

Bajo el nuevo plan, Grecia disminuirá su déficit presupuestario desde 13,6% del Producto Interno Bruto (PIB) registrado el año pasado, hasta 8,1% este año. En 2011 será de 7,6% y 2012 en 2,6%.

La deuda pública alcanzaría un máximo de 149% del PIB en 2012 y luego caería a 144% del PIB en 2014.

Disminuciones en el sector público. Dentro de las medidas, se congelarán los pagos del sector público extendido hasta 2014. Los bonos de Navidad, Semana Santa y vacaciones de verano del sector público, también conocidos como los salarios treceavos y catorceavos, son abolidos para aquellos que ganan sobre los 3.000 euros mensuales y serán limitados a 1.000 euros para quienes ganen menos.

Estos bonos ya habían sido reducidos en 30% bajo un paquete previo de medidas de austeridad anunciado en marzo.

Las pensiones del sector público serán reducidas en 8% adicional. Estas pensiones, que representan una parte significativa del ingreso general de funcionarios civiles, ya habían sido reducidas en 12% bajo la última ronda de medidas de austeridad anunciada en marzo.

Impuestos adicionales. El principal impuesto, IVA, será aumentado en 2 puntos porcentuales hasta 23%. Ya había sido incrementado a 21% desde 19% registrado en marzo.

Los impuestos internos sobre combustible, cigarros y alcohol registrarán un aumento de 10% adicional.

El Gobierno espera generar ingresos adicionales a través de otro impuesto extraordinario sobre compañías con alta rentabilidad. También impondrá nuevos permisos para jugar, más impuestos a la propiedad e impuestos verdes.

También se modificarán las leyes que actualmente impiden que las compañías despidan a más de 2% de su fuerza laboral total cada mes.

Paralelamente se realizarán cambio respecto a los pagos de indemnizaciones. Se introducirá un nuevo sueldo mínimo, que se aplicará a los jóvenes y a los desempleados por un período extenso.

Reforma estructural. Se liberalizarán los mercados de energía, transporte y se abrirán profesiones cerradas.

La edad para jubilar, establecida actualmente en 65 años para los hombres y en 60 para las mujeres, estará ligada al promedio de expectativa de vida.

El período de contribución mínima para calificar para una pensión completa será gradualmente aumentado desde los 37 años a los 40 para 2015. El retiro anticipado será restringido, con miras a impedir cualquier jubilación bajo los 60 años.

Las pensiones serán reducidas para reflejar el pago promedio del pensionista durante la totalidad de su vida laboral, más que el nivel de sus últimos salarios.