Londres. Los precios del cobre caían el lunes a mínimos de dos semanas, presionados por las nuevas restricciones por el COVID en el principal consumidor, China, un dólar más fuerte y el aumento de los inventarios en los almacenes registrados en la Bolsa de Metales de Londres.

El cobre a tres meses en la LME bajaba un 1,5% a US$ 7.953 la tonelada a las 1023 GMT, luego de tocar los US$ 7.930, un mínimo no visto desde el 8 de noviembre.

El distrito más poblado de Beijng instó a los residentes a permanecer en casa el lunes, mientras la capital informó de un aumento de los casos de COVID-19. Las autoridades locales de la ciudad meridional china de Cantón cerraron la zona durante cinco días.

Las existencias de cobre en los almacenes registrados en la LME, que ascienden a 91.250 toneladas, han aumentado más de un 15% desde el 10 de noviembre, mientras que las órdenes de compra canceladas -o el metal destinado a la entrega- representan el 21% del total, un descenso desde el 66% de finales de octubre.

La disminución de la preocupación por los suministros de cobre de la LME ha creado un descuento para el contrato a más inmediato sobre el de entrega a tres meses.

La subida del dólar estadounidense pesaba sobre los metales industriales en general, ya que encarece las materias primas que cotizan en el billete verde para los tenedores de otras monedas.

Entre otros metales industriales, el aluminio bajaba un 1,9% a 2.384 dólares la tonelada, el zinc perdía un 2,6% a US$ 2.953, el plomo caía un 1,1% a 2.130 dólares, el níquel retrocedía un 0,4% a US$ 25.280 y el estaño restaba un 3,7% a US$ 21.820 la tonelada.