El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la economía nacional crece poco, pero no hay signos de recesión como pronostican los opositores, conservadores y analistas, “se van a quedar con las ganas”, advirtió.

En materia económica, dijo que su gobierno busca acabar con la corrupción y con la impunidad para liberar recursos que impulsen el desarrollo: “En eso consiste nuestro plan económico, en acabar con la corrupción”, insistió.

“La economía afortunadamente está en marcha, aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican, con mala fe, sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, afirmó el mandatario.

Al rendir su informe por los primeros 100 días de su sexenio, precisó que durante este periodo el peso ha ganado valor con relación al dólar por un equivalente de 4%; la inflación ha bajado de 5,9% a 4,4%, en promedio y la confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos.

“Hay escepticismo de lograr crecer 4% en el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en 36 años de periodo neoliberal: acepto el reto, porque hay confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros”, aseveró.

Afirmó que pese al escepticismo que hay por parte de algunos sectores, el crecimiento del país en un 4% al término del sexenio lo logrará.

“Hay escepticismo de lograr crecer 4% en el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en 36 años de periodo neoliberal: acepto el reto, porque hay confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros”, aseveró.

López Obrador sostuvo que acabando con la corrupción e impunidad se liberarán los fondos necesarios para destinarlos al bienestar del pueblo.

Sólo en el combate al robo de combustible o huachicoleo se ahorrarán 50 mil millones de pesos este año.

Además, se venden aviones y helicópteros, y no se rentarán más servicios de lujo con cargo al erario, con lo que el presupuesto rendirá mucho más, aseveró.