A seis meses de la muerte del presidente Hugo Chávez, aún prevalece su legado no sólo en lo político, sino también en lo económico. Más allá de la percepción de que la economía del país esté mejor o peor, según sea el caso, los expertos coinciden en que la elevada inflación, el incremento de los índices de escasez y la drástica caída de las reservas internacionales son consecuencia de los desajustes que el fallecido mandatario le heredó a su sucesor.

"El año 2012 fue el punto máximo de los desbalances, fue un período en el que se debió devaluar y no se devaluó para que la inflación, artificialmente o de manera contenida, se mantuviera relativamente baja para lograr algún tipo de beneficio electoral, pero cuando tienes esos desequilibrios hay un momento en que tienes que empezar a pagar, y 2013 es ese año en el que empiezas a pagar las consecuencias", dijo el economista Henkel García.

Fue el 5 de marzo cuando falleció el líder de la revolución, quien había sido reelecto el pasado 7 de octubre para un nuevo período de seis años, pero su estado de salud le impidió juramentarse el 10 de enero en el cargo y, desde entonces, Nicolás Maduro tomó las riendas del país, primero como vicepresidente, luego como presidente encargado y desde el 19 de abril como presidente constitucional.

Récords negativos. La devaluación de 46% del tipo de cambio oficial fue la primera medida económica que Maduro asumió, aunque aún bajo instrucciones de Hugo Chávez. En la víspera de las elecciones presidenciales del 14 de abril se estrenó el Sistema Complementario de Administración de Divisas ( Sicad ), a través del cual se han asignado hasta la fecha más de $900 millones en cinco subastas, pero los indicadores de escasez apuntan a que no ha sido suficiente.

Al cierre de julio, se ubicó en 19,4% el índice de escasez, muy por encima del 13,7% registrado el año pasado para la misma fecha. En abril se reportó la cifra más alta desde 2009, cuando se creó este indicador, al trepar a 21,3%.

La inflación también ha roto récords. En mayo llegó a 6,1%, la más alta de los últimos 14 años y alcanzó al cierre de julio un acumulado de 29% y una variación anualizada de 42,6%. En contraste, en los primeros siete meses de 2012 la acumulada era de 8,6% y la anualizada de 19,4%.

Por su parte, el Producto Interno Bruto (PIB) creció en el primer semestre 1,6%, mientras en la primera mitad de 2012 había logrado una expansión de 5,6%.

Las reservas internacionales han tocado fondo. De estar en $29.153 millones a comienzo de año, han caído a $23.242 millones, de acuerdo a los datos correspondientes al 3 de septiembre.

Además, el precio del barril de petróleo ha detenido su ascenso, manteniéndose ligeramente por encima de los $100. No obstante, la última semana de agosto la cesta local registró un significativo repunte al alcanzar los $107.

Una diferencia que nota el economista Henkel García es que las medidas económicas que Chávez tomaba no afectaban su popularidad, mientras que en el caso de Nicolás Maduro la pérdida de calidad de vida del venezolano se le atribuye directamente al presidente, según lo reflejan las encuestas.

Para el economista Alexánder Guerrero, la política en materia cambiaria ha sido fundamental en los resultados de indicadores como la escasez y la inflación , ya que la falta de divisas, que venía afectando la gestión de Chávez, ha continuado y se ha agudizado en los primeros meses de la administración de Maduro.

"Lo que hacía Chávez, Maduro lo ha confirmado, en cuanto al esquema de control de cambio , que es lo que ha traído un colapso a la economía", sostiene Guerrero, quien destaca además que el Gobierno se ve seriamente afectado por la caída del ingreso fiscal.

Vale recordar que por tercer año consecutivo, el Ejecutivo solicitó recursos extraordinarios a través de la Ley Especial de Endeudamiento Complementario para cubrir los gastos, que exceden con creces el presupuesto de la nación.

En esta oportunidad, se aprobó un excedente de Bs. 76.000 millones (US$12.080 millones), sobre los Bs. 116.600 millones (US$18.533 millones) autorizados para este ejercicio, lo que supone un total de Bs. 192.600 millones (US$30.614 millones).