Sao Paulo. El real brasileño se encuentra sobrevaluado debido a factores internacionales que tienen poca relación con la economía local, pero el gobierno sigue convencido de que un tipo de cambio flotante es la mejor opción, dijo el viernes el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega.

El ministro dijo que los regímenes cambiarios flotantes son los más rápidos para corregir las distorsiones, pese a que el gobierno brasileño seguirá tomando medidas para erradicar la excesiva volatilidad.

Si bien la debilidad del dólar ha jugado un papel importante en el fortalecimiento del real, los inversionistas también se han visto atraídos hacia la mayor economía latinoamericana gracias a las perspectivas de un sólido crecimiento económico en un momento en que muchas grandes economías se encuentran estancadas.