Río de Janeiro.- La expansión del nuevo coronavirus (Covid-19) en Brasil provocó una caída en la demanda por productos y servicios industriales para el 79% de las empresas del país, mientras que más de la mitad de las compañías (el 53%) relataron una "caída intensa", divulgó hoy la patronal de los industriales.

Según un sondeo revelado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), apenas un 5% de las empresas brasileñas notaron un incremento de la demanda en el último mes, y para el 2%, hubo un aumento intenso en la búsqueda por sus productos.

Según la CNI, la caída de la facturación es el principal impacto que sufren las compañías brasileñas por el Covid-19, al ser apuntada por el 70% de las empresas analizadas.

"El gobierno brasileño necesita intensificar las acciones para combatir el Covid-19 y ayudar a la población y las empresas. El uso de recursos públicos debe ser dirigido al fortalecimiento del sistema de salud y al alivio de la situación financiera de las empresas, con la finalidad de preservar los empleos", aseguró la CNI en su informe.

La encuesta se hizo a 734 empresas de todo Brasil, entre pequeñas, medianas y grandes compañías, entre el 26 y el 27 de marzo.

Otras preocupaciones resaltadas son la cancelación de pedidos y encomiendas (49%), una caída de la producción (33%) y la paralización de la producción (30%). Igualmente, el 38% de las empresas brasileñas aseguraron estar en un momento de mucha dificultad, el 45% de poca dificultad y el 17% expusieron no tener problemas en el transporte de productos o materias primas.

Igualmente, el 23% de las compañías apuntaron que la producción la tienen parada durante un tiempo determinado, el 18% indeterminadamente, el 19% dijeron sufrir una caída intensa de la producción, un 21% apenas una caída, el 15% estabilidad y el 5% un aumento.

La encuesta se hizo a 734 empresas de todo Brasil, entre pequeñas, medianas y grandes compañías, entre el 26 y el 27 de marzo.

"Hay una gran preocupación con la preservación del empleo en el sector industrial", aseguró el presidente de la CNI, Robson Braga, quien dijo que es necesario una coordinación entre el sector público y el privado para que el impacto del virus sobre el empleo sea reducido y facilite la recuperación de la economía. El presidente de la CNI pidió establecer "con carácter de urgencia, una estrategia en el planteamiento para promover una retomada responsable, segura y gradual de la actividad económica, una vez que los impactos ya son significativos y no podrán ser soportados por la industria durante mucho tiempo".

"Necesitamos tener el equilibrio necesario para retomar la actividad dentro de algunos meses. Hay que buscar evitar dimisiones, porque las dimisiones traerían consecuencias posteriores. Es importante mandar la señal que no habrá dimisiones porque será un gran problema más adelante", explicó. Braga dijo que la actual caída en la facturación y la cancelación de los pedidos y encomiendas dejan un escenario de "preocupación sobre la supervivencia de las empresas".