San Salvador, EFE. El gobernante de El Salvador, Mauricio Funes, exhortó este miércoles a los candidatos presidenciales para los comicios de 2014 a que busquen desde ya un "compromiso" con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para "sanear la economía" del país.

Funes recordó que el acuerdo "stand-by" o de contingencia que su gobierno mantuvo por tres años desde 2010 con el FMI y venció en marzo pasado fue producto precisamente de un compromiso que él firmó cuando aún era candidato, antes de ganar las elecciones de 2009.

"Yo exhortaría a los candidatos a la presidencia de la República (a) que se acerquen al FMI y que intenten firmar una carta de compromiso similar a la que yo firmé, para que así, gane el que gane, finalmente siga las recomendaciones del FMI", planteó.

Esas recomendaciones "lo que buscan es sanear la economía y las finanzas públicas y hacer del país un país más sustentable, más sostenible, desde el punto de vista fiscal", declaró el mandatario a los periodistas después de un acto oficial.

Funes sostuvo que su gobierno "cumplió" el acuerdo con el FMI, aunque no por completo, pero subrayó que le permitió contar con el aval de ese organismo para obtener préstamos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo

Recordó que su gobierno, que comenzó en 2009, terminará en 2014 y las medidas que tome sólo "impactarán en el funcionamiento de las finanzas públicas en estos 11 meses que restan" de gestión.

Pero "diferente son los candidatos a la presidencia de la República", porque el ganador de las elecciones asumirá el poder el 1 de junio de 2014, apuntó.

"Yo creo que aquí lo que tenemos que hacer es reeditar un compromiso similar al que yo asumí cuando fui candidato", aseveró.

Los principales candidatos son el oficialista Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y vicepresidente del país; el opositor Norman Quijano, alcalde de San Salvador, de Alianza Republicana Nacionalista, y el expresidente Elías Antonio Saca, apoyado por un grupo de partidos minoritarios.

Funes sostuvo que su gobierno "cumplió" el acuerdo con el FMI, aunque no por completo, pero subrayó que le permitió contar con el aval de ese organismo para obtener préstamos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo.

En el acuerdo "nos comprometíamos a llevar a cabo una serie de medidas de ajuste fiscal, que son las que hemos implementado (...), seguimos al pie de la letra cada una de las recomendaciones que nos ha venido haciendo el FMI y cada uno de los compromisos", afirmó.

Sin embargo, "factores exógenos, que tienen que ver más con el comportamiento de la economía mundial, particularmente de la de Estados Unidos, y que acaban impactando el escenario nacional, son los que nos han llevado a no cumplir algunas metas, sobre todo en el manejo de la deuda pública y el déficit fiscal", argumentó.

Funes aseguró que en 2009 su Gobierno recibió "un déficit fiscal que sobrepasaba el 6 % del PIB" (producto interno bruto), pero ahora está "un poco arriba del 3 %".

La deuda pública llegó al 60,9 % del PIB en 2012, según datos del Banco Central de Reserva.

El acuerdo "stand-by" entre El Salvador y el FMI, que venció en marzo pasado, incluía la disponibilidad de unos 790 millones de dólares para el país en caso de iliquidez.

Funes negó en su momento que el FMI bloqueara el acceso a ese fondo cautelar por el incumplimiento de las metas fiscales.