Londres. La libra, los bonos británicos y las acciones de la bolsa de Londres se desplomaban este viernes por la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones en el país, pero salían de sus mínimos, luego que las agencias calificadoras y los políticos brindaron algo de esperanza.

En las elecciones más reñidas en décadas, la oposición conservadora conseguía la mayor cantidad de escaños en el parlamento, pero no lograba la mayoría, demorando potencialmente los intentos para reducir el enorme déficit fiscal de Gran Bretaña.

La diferencia entre los costos de endeudamiento de los gobiernos británico y alemán alcanzó su máximo en 12 años, aunque se moderó después de que las agencias Moody's y Standard & Poor's dijeron que no había una amenaza inmediata sobre la calificación "AAA" del Reino Unido.

Los mercados también frenaron sus pérdidas cuando el líder de los liberales demócratas, Nick Clegg, el tercer partido del país, indicó que estaría dispuesto a trabajar con los conservadores.

Sus declaraciones ayudaron a la libra a recuperarse de mínimos en un año frente al dólar y de su menor valor en dos semanas contra el euro.

El índice de la bolsa de Londres, el FTSE-100, también recuperó algo de terreno.

"Los mercados están siendo ahora un poco más pragmáticos y a medida que aumenta la probabilidad de que se forme un Gobierno en los próximos días, el mercado de bonos estará contento", dijo Steve Major, analista de renta fija global de HSBC.

La perspectiva de que ningún partido alcance una mayoría en el parlamento, lo que ocurriría por primera vez desde 1974, generaba temor a que el Gobierno que asuma carezca del poder político necesario para reducir un déficit que marcha por encima del 11% del Producto Interno Bruto.