Sala de Inversión. Los buenos datos entragados por Japón, donde se revela que la economía de ese páis creció más lo esperado, hicieron que los mercados operan mixtos tras las alzas de la semana pasada. Así, el Nasdaq avanza 0,22%, seguido del industrial Dow Jones que gana 0,06%. Al contrario, el S&P 500 cede 0,06%.

La economía de Japón creció en el primer trimestre a un ritmo más rápido que lo anunciado inicialmente por el gobierno, lo que ayuda a Shinzo Abe a mantener la confianza en su campaña para apuntalar el crecimiento y combatir la deflación. El PIB de Japón creció a una tasa anualizada de 4,1%, lo que se compara con el 3,5% de la estimación preliminar. El superávit por cuenta corriente de Japón totalizó en abril los 750.000 millones de yenes, que se compara con un dato anterior de 342.400 millones de yenes y un dato estimado de 380.800 millones de yenes, impulsado por la renta de la inversión.

Por otro lado, la confianza del consumidor registró en mayo su nivel más alto desde 2007, situándose en los 45,7 puntos, lo que se compara con los 44,5 puntos del mes anterior y con los 44,7 puntos esperados por el mercado. Sin embargo, esto contrasta con otra encuesta que mide las expectativas económicas de los trabajadores. El índice de expectativas de “Economy Watchers Survey” que cayó a 56,2 puntos en mayo desde los 57,8 puntos del mes anterior, mientras que el mercado esperaba un dato de 56,6 puntos.

Tras el reporte del PIB y de la confianza del consumidor de Japón, las acciones experimentaron en ese país una fuerte subida. El índice Nikkei 225 subió 4,9%, mientras que el TOPIX registró un avance de 5,2%.

Este lunes y martes los miembros del Comité de Política Monetaria del Banco de Japón llevarán adelante su reunión mensual. Sin embargo, los funcionarios están divididos sobre aprobar medidas adicionales que limiten la volatilidad en el mercado de bonos. Es probable que el comité vea limitados sus movimientos dada la promesa del gobernador Haruhiko Kuroda de evitar medidas adicionales tras las anunciadas en abril.

Por su parte, los líderes de China enfrentan un nuevo desafío, que representa la posibilidad de anunciar estímulos en el corto plazo para dar impulso al crecimiento, dado que los indicadores de comercio, inflación y financiación defraudaron ante una menor demanda interna y externa.

De acuerdo con las cifras oficiales, la producción industrial creció 9,2% en mayo respecto al mismo mes del año anterior, lo que se compara con una dato anterior de 9,3% y un dato estimado de 9,4%.

Por otro lado, los precios al productor cayeron por quinceavo mes consecutivo en mayo, luego de registrar una contracción de 2,9% interanual, que se compara con un dato anterior de -2,6% y un dato estimado de -2,5%.

La inflación de China continúa desacelerando y da margen a las autoridades del Banco Central para apuntalar el crecimiento. El índice de precios al consumidor subió 2,1%, situándose por debajo de lo estimado por el mercado que esperaba un avance de 2,3% y de la meta de 3,5% del gobierno.

Por otra parte, las exportaciones subieron 1% interanual en mayo, lo que estuvo muy por debajo de del 14,7% en abril y del 7,4% estimado por el mercado. Las importaciones cayeron 0,3% en interanual cuando se estimaba un avance de 6,6%. En este contexto, el superávit comercial totalizó los 20.400 millones de dólares, prácticamente en línea con lo esperado.

Los datos añaden presión sobre el presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang para adoptar medidas con la finalidad de apuntalar el crecimiento a menos de tres meses de iniciado su mandato. Sin embargo, la flexibilización monetaria o la aprobación de un mayor gasto están limitadas por un incremento en los precios inmobiliarios, riesgos financieros y exceso de capacidad instalada. Por lo tanto, los líderes tendrán que replantear sus objetivos de crecimiento e inflación, y quizá deberían mostrar decisión para realizar reformas.

En el mercado de divisas, el euro opera prácticamente sin cambios y cotiza a US$1,3217. La libra esterlina retrocede a US$1,553, mientras que el yen se deprecia fuerte frente al dólar y cotiza en 98,84 yenes por dólar. Respecto a los principales commodities, el oro avanza levemente 0,03% a US$1.383,40 por onza troy y el petróleo WTI cae 0,34% a US$95,70 por barril.