Londres. Los mercados financieros británicos dieron la bienvenida este  miércoles al nuevo gobierno de coalición entre conservadores y liberales-demócratas, pero el entusiasmo era limitado a la espera de más detalles sobre las políticas a implementarse.

Gordon Brown renunció como primer ministro a última hora del martes, poniendo fin a 13 años de gobiernos laboristas, y fue reemplazado por el líder conservador David Cameron, cuyo partido obtuvo la mayor cantidad de escaños en las elecciones de la semana pasada.

Cameron liderará el primer gobierno de coalición en Gran Bretaña desde 1945, secundado por el líder de los liberales-demócratas Nick Clegg y con el conservador George Osborne como su ministro de Finanzas.

Los futuros de los bonos británicos, conocidos como gilts, subieron medio punto en las primeras operaciones de este miércoles y superaban a sus pares de la zona euro, ante la especulación de los inversores de que el nuevo gobierno tomará medidas enérgicas para reducir el déficit fiscal récord del país.

La libra había tenido un fuerte desempeño en la sesión global, pero luego perdió parte del terreno ganado, tras conocerse el informe de inflación del Banco de Inglaterra, que fue algo más moderado de lo que se esperaba.

La libra operaba estable frente al dólar a 1,4940 dólares.

"El alza de alivio de ayer se ha ido apagando, pero espero que el nuevo gobierno tome medidas rápidas sobre recortes en el gasto, lo cual podría mantener a las agencias calificadoras de su lado", dijo Kenneth Broux, economista de Lloyds Banking Group.

Se espera que el gobierno de coalición implemente los planes de los conservadores para recortar 6.000 millones de libras en gastos durante el actual año financiero, antes de lo que los liberales-demócratas prometieron en su campaña.

Leves alzas. El futuro del gilt a junio subió más de 10 puntos a 116,95, tras el informe de inflación y luego de la asunción de Cameron.

En la bolsa, el índice FTSE 100 subía 0,3% a 5.350,46 unidades.

Pero el FTSE 250, con una mayor ponderación de acciones locales, avanzaba incluso más, 1,24%, apoyado por los acontecimientos políticos.

"Un gobierno de los conservadores tendería a favorecer a las pequeñas y medianas empresas por su orientación hacia el mercado interno y apuntalaría a la libra", dijo Jim Wood Smith, jefe de investigación de Williams de Broe.

Calificación. El delicado estado de las finanzas públicas británicas, con un déficit fiscal superior al 11% del Producto Interno Bruto, ha sido causa de preocupación para las agencias calificadoras de crédito.

Los conservadores prometieron en su plataforma electoral tener un presupuesto de emergencia listo dentro de los primeros 50 días en el poder.

"Si logran llevar adelante las medidas de austeridad, se puede presumir que la calificación 'AAA' está bastante segura", dijo Charles Diebel, estratega de Nomura.

La agencia Fitch dijo este  miércoles que el nuevo parlamento a cinco años acordado en Gran Bretaña ayudará a asegurar que el país se mantenga concentrado en la reducción del déficit en el mediano plazo.

"Si bien la coalición está en territorio desconocido, el acuerdo de un mandato de cinco años reduce el riesgo de un gobierno de corta duración, que tendría menos incentivos para concentrarse en los desafíos fiscales del mediano plazo", dijo Fitch en un comunicado.