La patronal mexicana confía en que se pueda remontar en el segundo semestre la desaceleración económica registrada en los últimos meses y cree que el año próximo el país tendrá un crecimiento del 3,5% del producto interno bruto (PIB).

"Estamos en el camino correcto", afirmó en una reunión con corresponsales extranjeros Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que aglutina a organizaciones patronales y representa a la iniciativa privada.

México cerró el primer semestre con un aumento del 1% en el PIB y las autoridades calculan que durante este año la actividad económica tendrá una evolución positiva del 1,8%, frente al 3,9 anotado el año pasado.

Pero Gutiérrez Candiani cree que si se aprueban una serie de reformas económicas que están pendientes, incluida una fiscal y una energética, el PIB de México puede tener un crecimiento adicional de entre 1 y 1,5 puntos porcentuales el año próximo.

El dirigente empresarial dijo que una de las preocupaciones que tiene la patronal es que no sean aprobadas reformas como la energética, ya presentada por el Gobierno, y la fiscal, que se conocerá en los próximos días.

"Estamos confiados de que estas reformas puedan salir", indicó el dirigente patronal, que también señaló que las reformas que se aprueben no pueden ser "descafeinadas" ni puedan quedar "neutralizadas" por problemas políticos.

"Lo que se necesitan son reformas de fondo", insistió Gutiérrez Candiani.

También se refirió a la reducción del gasto público durante el primer semestre de este año, una de las razones apuntadas para la desaceleración económica, y la atribuyó al propósito del Gobierno de cerrar el año con un déficit 0 en las cuentas públicas.

"Yo creo que es uno de los puntos que está pensando la autoridad" con vistas al año que viene, dijo el dirigente empresarial, que no ve problemas en mantener "un déficit muy controlable". "México es uno de los países que mejor maneja el déficit", apuntó.

Por otra parte, el líder empresarial afirmó que el impacto de las acciones del crimen organizado en el clima de los negocios "sigue siendo el expediente abierto más importante del país".

"El problema persiste (...), lo tenemos que resolver en beneficio de todos", añadió, y citó problemas como la extorsión, los secuestros y el chantaje que afectan no sólo a la clase empresarial, sino también a la sociedad mexicana en su conjunto.

Pero también indicó que ese problema debe resolverse con "corresponsabilidad" con los principales vecinos de México, al existir elementos comunes como el tráfico y consumo de drogas, el lavado de dinero y el trasiego ilegal de armas entre Estados Unidos y México.