Durante el 2019 se alcanzaron los niveles máximos de trabajadores en condiciones críticas laborales desde que se tienen registros (2005). En promedio, durante este año, 19 de cada 100 ocupados (19,0%) en el país se encuentra laborando bajo condiciones precarias en términos de jornada laboral, de nivel de ingresos o de una combinación de ambos.

Durante el primer trimestre de dicho la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación se ubicó en 17,9% de los trabajadores en condiciones críticas de ocupación, para el segundo trimestre la tasa ascendió a 19,0% y para el tercero a 19,5%; al cierre del año se colocó en 19,4%, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

El repunte que tuvo el porcentaje de trabajadores en condiciones de precarización incrementó de manera pronunciada en sólo un año. Mientras en 2018 la estadística mostraba que 15 de cada 100 (15,45%) ocupados se encontraban en esta situación, en 2019 la cifra incrementó a casi 20%, esta situación reflejó un aumento de casi 4 puntos porcentuales.

Otro de los indicadores laborales que mostró un retroceso en material laboral durante dicho periodo fue la Tasa de Ocupación Parcial y Desocupación, que incluye a todos los mexicanos que, o están desempleados o están ocupados parcialmente con menos de 15 horas de trabajo por semana. Sólo del 2018 al 2019 mostró un incrementó de 0.5 puntos porcentuales pasando de 9,0% de los económicamente activos a 9,5%. 

Por su parte, la Tasa de Subocupación también se mantuvo en niveles altos. El promedio de los cuatro trimestres del 2019 mostró que 7 de cada 100 (6,9%) ocupados están en búsqueda de un empleo adicional al que tienen para completar sus necesidades temporales o económicas.