México DF. El Banco de México mantuvo la tasa de interés interbancaria en 4,5% por sexto mes consecutivo.

La entidad argumentó que espera que la debilidad de la economía limite los efectos inflacionarios derivados de un aumento de los impuestos y los precios de la energía controlados por el gobierno.

"Si bien para 2010 se espera un incremento en la inflación como consecuencia del cambio en tasas impositivas y en precios y tarifas del sector público, las condiciones de holgura en la economía contribuirán a atenuar el traslado de dichos cambios a los precios al consumidor", señaló el banco central en su comunicado de política monetaria.

El Banco de México proyecta que la inflación anual aumentará hasta 5,25% en el segundo semestre de 2010, por sobre el mínimo de cuatro años del 3,57% registrado en diciembre, antes de aproximarse a su objetivo del 3% en el segundo semestre de 2011.

"Como los impactos directos sobre la inflación de modificaciones tributarias así como de correcciones a los precios y tarifas públicos son típicamente transitorios, los bancos centrales usualmente no los contrarrestan", indicó el banco central.

La autoridad monetaria agregó que estará atento a efectos de segunda vuelta que podrían poner en riesgo las expectativas de inflación a mediano y largo plazo.