El polémico proyecto para construir un tren de alta velocidad en México quedó suspendido indefinidamente por un recorte al gasto público anunciado este viernes por el gobierno, atribuido a la dificultad de obtener financiamiento en un entorno de caída del precio del petróleo y altas tasas de interés.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, indicó que el gobierno recortará en 124.300 millones de pesos mexicanos (unos US$8.572 millones) el gasto público para 2015, equivalente a 0,7% del producto interno bruto (PIB).

El objetivo es tener "menor necesidad de financiamiento en mercados internacionales en un entorno en que, con la caída del precio del petróleo y las altas tasas de interés, todo indica que será más difícil de obtener, y prepararnos para lo que tendrá que ser un ajuste en 2016", explicó Videgaray.

El recorte afecta a dos importantes proyectos del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto: el tren Ciudad de México-Querétaro, que fue suspendido de manera indefinida, y el tren transpeninsular de Yucatán a Quintana Roo, que fue cancelado.

El 14 de enero pasado, el gobierno mexicano divulgó las bases preliminares de la nueva licitación del tren de alta velocidad entre la capital del país y el estado de Querétaro, tras la revocación de la adjudicación del proyecto a una firma china en un concurso muy cuestionado.

La publicación de las bases definitivas estaba prevista para el 29 de enero, pero un día antes la Secretaría de Comunicaciones y Transportes anunció que la divulgación de las mismas quedaba pospuesta para poder analizar todas las propuestas de las partes interesadas en participar.

El presidente Peña Nieto revocó en noviembre la primera licitación tras recibir numerosas críticas porque el proceso contó con un solo participante, el consorcio China Railway Construction Company (CRCC).

La revocación fue anunciada un día antes de la publicación de una investigación periodística que reveló que la esposa de Peña Nieto, Angélica Rivera, había comprado una lujosa mansión al Grupo Higa, un contratista del gobierno con participación en la firma Teya, socia local de CRCC.

El presidente había declarado el 13 de enero que la reforma hacendaria (fiscal) impulsada por su gobierno evitó recortar al gasto público "ante la caída de la producción petrolera y en los precios internacionales del petróleo".

De no haber sido por la reforma, aseguró, "hoy estaríamos en una condición muy adversa y habríamos tenido que recortar el gasto".

En su anuncio de hoy, Videgaray aseguró que la medida "preventiva" tendrá un "impacto marginal" en la economía, y añadió que no se harán ajustes en la estimación de crecimiento del PIB para 2015, el cual se mantiene en 3,7%.