París. La brusca caída del pasado viernes en las bolsas de Europa ocurrió en medio de bajos volúmenes de transacciones, por lo que no era de gran preocupación, dijo la ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde.

"Lo que ocurrió el viernes no debería ser sobrestimado", afirmó Lagarde, en declaraciones al periódico France Soir.

La funcionaria agregó que las caídas eran en parte una respuesta a los grandes avances vistos anteriormente en la semana, luego de que los miembros de la Unión Europea acordaran un gigantesco paquete de rescate para estabilizar el euro.

"Lo que vimos el viernes es lo que llaman en la bolsa una 'consolidación'", declaró.

Las acciones europeas cerraron con una baja del 3,4% el viernes, golpeadas por la creciente preocupación de que las fuertes medidas de austeridad de la UE disminuyan el crecimiento en la región. El índice de bolsa francés CAC 40 se desplomó 4,6%.

Lagarde recalcó que el euro no estaba en peligro, diciendo que las 16 naciones de la zona euro estaban determinadas a defenderlo.

"Todos están a bordo y los 16 (países) quieren defender su divisa. Es nuestro bien común", indicó.

Lagarde agregó que las recientes fluctuaciones del mercado mostraron que las naciones europeas debían actuar con rapidez para construir el marco necesario para el paquete de emergencia global de 1 billón de dólares acordado por los líderes de la UE en reuniones del fin de semana pasado.

Dijo que la legislación que permite la participación de Francia en los fondos de estabilización será presentada al gabinete el miércoles y ante el Parlamento para fines de mes.

Los mercados financieros han presionado a los miembros de la zona euro con grandes déficits presupuestarios como Portugal, España e Irlanda, amenazando con ahogarlos en la misma espiral descendente de Grecia, que necesitó un enorme rescate de la UE y el FMI.

Lagarde dijo que la crisis despertó a todos. "No puede haber polizones en el bote del euro. Todos deben remar", señaló.