Berlín. Alemania no ha experimentado todavía una crisis extensa del crédito, pero algunas empresas de mediano tamaño tienen dificultades para pedir prestado y los bancos deberían proveer más financiamiento, dijo el jueves el ministro de Economía, Rainer Bruederle.

Bruederle afirmó que el Estado estaba preparado para actuar en caso de emergencia, pero que no haría el trabajo de los bancos.

"Los bancos pueden hacer más de lo que ya están haciendo", dijo la autoridad al canal de televisión ZDF. "No es normal que los contribuyentes sean responsables de todo", agregó.

Bruederle se reunirá el jueves con representantes de la industria para discutir medidas adicionales para evitar una crisis crediticia en la mayor economía de Europa, que ya salió de su peor recesión de la posguerra en el segundo trimestre del 2009.

Economistas y líderes sectoriales temen que el desempeño de la economía real pueda ser reprimido este año por un alza prohibitiva en el costo de los préstamos, especialmente a las empresas medianas y pequeñas, que forman el grueso de la economía alemana.

Sin embargo, las firmas germanas estimaron que en febrero las condiciones crediticias fueron las menos restrictivas desde comienzos del 2009, insinuando un alivio del apretón financiero, según un sondeo del instituto de estudios Ifo del mes pasado.

"Hasta ahora, no tenemos una amplia crisis crediticia", dijo Bruederle.

"Hay un apretón crediticio para algunas empresas, especialmente las compañías medianas de mayor tamaño", agregó.