Sao Paulo, EFE. El aumento en la inversión de infraestructuras puede tener un efecto "multiplicador" en el Producto Interior Bruto (PIB) de Brasil, según aseguró el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Durante la apertura del "10 Fórum Economía" celebrado en Sao Paulo, el titular de Hacienda precisó que el objetivo del gobierno es que la inversión en infraestructura ascienda al 24% del PIB en 2022.

"Cada real invertido aumenta en tres reales el crecimiento del PIB a largo plazo", aclaró.

En su opinión, la inversión en infraestructura se está viendo impulsada gracias al programa de concesiones llevado a cabo por el gobierno brasileño, las cuales, a su juicio, son "atractivas y rentables".

"Los inversores externos tienen apetito por Brasil", añadió durante un acto posterior organizado por la revista Exame.

Mantega también coincidió con la revisión a la baja del PIB en 2013, del 2,7% al 2,5%, realizada por el Banco Central en su informe trimestral de inflación, aunque aclaró que es posible que el PIB crezca por encima de ese nivel este año.

En el evento participaron también los posibles candidatos presidenciales Marina Silva, quien espera el aval de la justicia para formar su nuevo partido Rede, y Aecio Neves, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), así como el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Joaquim Barbosa.

Mantega aseguró que el gobierno intentará hacer viables dos subastas de líneas férreas este año, aunque precisó que la decisión dependerá de la finalización del modelo de concesiones.

En este sentido, pronosticó que habrá un aumento de la participación en la licitación de nuevos proyectos.

"Los proyectos en infraestructuras tienen la demanda y las condiciones de financiación aseguradas", comentó.

Mantega también coincidió con la revisión a la baja del PIB en 2013, del 2,7% al 2,5%, realizada por el Banco Central en su informe trimestral de inflación, aunque aclaró que es posible que el PIB crezca por encima de ese nivel este año.

"Estoy teniendo indicaciones de que la economía está mejorando gradualmente", afirmó.

Respecto a la compra de dólares por parte del Banco Central de para frenar la devaluación de la moneda brasileña, el ministro señaló que se trata de una medida muy "acertada" y aclaró que la entidad puede "flexibilizar" la medida cuando sea necesario.

"A medida que la FED (Reserva Federal de Estados Unidos) deje clara su política, la presión del dólar sobre el real va a caer", dijo.

En lo que va de año, el real se ha devaluado un 10,36% respecto a la divisa estadounidense.

Durante el seminario organizado por la Fundación Getulio Vargas, el titular de Hacienda también aseguró que es "difícil" que el país doble su renta por cápita en los próximos quince años, como se debatió hoy durante el acto, aunque confió en que el PIB per cápita de Brasil aumente hasta un 40% en los próximos diez años.

Para ello, precisó, es necesario que el país latinoamericano crezca un 4% al año.